FUECYS LISTA 3

Federación Uruguaya de Empleados de Comercio y Servicios

Archive for the ‘Historia del Movimiento Obrero’ Category

Historia de obreros

Posted by FUECYS LISTA 3 en 21 agosto, 2011

Anuncios

Posted in Historia del Movimiento Obrero | Leave a Comment »

La memoria de los muros

Posted by FUECYS LISTA 3 en 4 agosto, 2011

Inauguración  Jueves 11 de agosto 19 horas

En la décadas de 1960 a 1980, años de autoritarismo y dictadura, tiempos de dignidad, solidaridad y lucha. Los uruguayos dentro y fuera del país utilizaron diversos instrumentos para expresar sus opiniones, reclamos, protestas y denuncias. La diagramación de afiches para las pegatinas o carteleras, las pintadas y fajas de papel adheridas a las paredes por manos comprometidas constituyeron expresiones de creatividad, formas a las que recurrieron preferentemente las diversas organizaciones sociales y culturales en su lucha permanente por una sociedad solidaria con libertades y justicia social

Posted in Historia del Movimiento Obrero | Leave a Comment »

Síntesis histórica del PIT-CNT.

Posted by FUECYS LISTA 3 en 25 abril, 2010

A lo largo de más de cien años de existencia el sindicalismo uruguayo ha adoptado muy diferentes formas. El actual PIT-CNT, Plenario Intersindical de Trabajadores (PIT) y Convención Nacional Trabajadores (CNT), nació con esa denominación el 1º de mayo de 1984. Puede considerarse que, de esa forma, se incorporaba la experiencia inmediata de las luchas de los trabajadores contra una brutal dictadura civil-militar (1973-1985) y, al mismo tiempo, recogía las tradiciones históricas del movimiento obrero uruguayo y mundial. El PIT-CNT se constituye en el referente indiscutible de las distintas luchas, experiencias de clase y corrientes del movimiento sindical uruguayo y de su proceso de unificación en torno a un Programa y una organización.

Orígenes. Se toma con frecuencia 1870 como punto de partida de los “orígenes” del movimiento obrero uruguayo, al constituirse en forma permanente una organización constituida exclusivamente por trabajadores y para su defensa, como fue el caso de laSociedad Tipográfica Montevideana. Desde entonces se formaron sociedades de socorros mutuos vinculadas a diferentes oficios o actividades, algunas de las cuales terminaron siendo verdaderas organizaciones de clase. También hubo cooperativas de producción, como la de los tipógrafos entre 1889 y 1892. Y existieron múltiples experiencias de clase a través de reclamos, situaciones de conflicto y hasta huelgas que ambientaron, en algunos casos, la génesis de sindicatos.

Por otra parte, desde 1872 existieron contactos con miembros de la Sección Mexicana de la Asociación Internacional de Trabajadores anarquista (con sede en Suiza). Y desde 1875 se creó en Montevideo la Federación Regional de la República Oriental del Uruguay. En una sociedad de criollos e inmigrantes, estos “internacionalistas”, con una ideología política más precisa que los impulsores de las “sociedades mutuales”, intentaron organizar y concientizar a los trabajadores de luchar contra la “explotación del hombre por el hombre”. Entre sus acciones se destaca el apoyo a la “primera huelga de todo un gremio”, la de los fideeros en 1884, y la edición de periódicos como El Internacional (1878) y La Lucha Obrera (1884).

A partir de la década de 1890 se fueron formando sociedades de resistencia, animadas por ideologías anarquistas, aunque también asomaban en algunas de ellas, los luchadores socialistas. A comienzos del siglo XX los católicos, además de otras organizaciones en las que participaban juntos obreros y patronos, promovieron la formación de “uniones gremiales” solo de obreros.

La impronta hegemónica de la FORU. A pesar de intentos socialistas (con la Unión General de Trabajadores) y de los católicos con una Confederación de Uniones Gremiales, ambos de 1905, la propuesta de los anarquistas fructificó en la creación de la Federación Obrera Regional Uruguaya (FORU). En sus Estatutos planteaba organizarse “para destruir todas las instituciones burguesas y políticas, hasta llegar a establecer en su lugar una Federación Libre de productores libres“. En esas primeras dos décadas del siglo XX puede afirmarse que existió una importante implantación del anarquismo a través de la FORU en los sindicatos por oficio predominantes entonces, pero también en “centros de estudios”, ateneos y bibliotecas. Esta estructura organizativa convivía en una estructura económica con un desarrollo fabril aun débil, con predominio de talleres y la producción artesanal, aunque algunos “servicios” -tranvías, ferrocarriles- llegaban a tener importante concentración de trabajadores.

El impacto de la revolución de octubre. Luego de antecedentes que se remontaban a fines del siglo XIX, en 1910 se constituyó en forma permanente el Partido Socialista, organización que fue insertándose lentamente en el ambiente sindical. A fines de los años diez, un acontecimiento internacional, la Revolución Rusa de Octubre de 1917 marcó al movimiento obrero mundial y también el nuestro. Se formó en 1918 un importante gremio con influencia socialista, la Federación Obrera Marítima. También fueron tiempos de fuertes luchas y represión, en un marco regional también conmovido y sangriento (como la Semana Trágica en la Buenos Aires de enero de 1919). Al interior de la FORU, y también de organizaciones como el Partido Socialista, se produjeron interesantes e intensos debates en torno a la revolución que estaba en curso en Rusia. De la FORU se separó el sector anarquista que acompañó inicialmente la revolución rusa -confiados e interesados en la “revolución y la “dictadura” de los soviets y el poder desde abajo. Este sector, junto con la pequeña pero activa militancia comunista – cuyo Partido se había fundado entre setiembre de 1920 y abril de 1921 -, formaron en 1921 el Comité Pro Unidad Obrera (CPUO) y luego, en 1923, la Unión Sindical Uruguaya (USU), de mayoría anarco-sindicalista. En un “llamamiento” de octubre de 1923 la USU establecía: “En el Congreso obrero unionista recientemente realizado, quedó sellada la unidad del proletariado del país. De ese memorable congreso surgió la Unión Sindical Uruguaya, institución obrera revolucionaria, llamada a encauzar las fuerzas unificadas de los trabajadores y orientarlas frente a las fuerzas regresivas del Capitalismo y el Estado“. Poco años después, dentro de la USU los comunistas formaron el “Block de Unidad Obrera” que expulsado de aquella, convocó a formar una nueva organización. Así, en mayo de 1929 se constituyó la Confederación General del Trabajo del Uruguay (CGTU). Su estrategia sostenía “Perseguir por la lucha de clases el mejoramiento y la liberación final de la clase obrera. Esto último sólo es posible por el derrumbamiento del poder capitalista y la toma de la dirección de la sociedad por el proletariado en alianza con los campesinos pobres”.

Con la crisis económica y la dictadura. Con la crisis mundial de 1929 y el golpe conservador del Pte Terra, el sindicalismo estaba expresado en tres pequeñas “centrales”, la FORU, la USU y la CGTU, que no pudieron constituir una fuerte resistencia al régimen dictatorial instalado desde marzo de 1933. El deterioro de las condiciones de vida, la rebaja salarial, la importante desocupación, contribuyeron a debilitar más el sindicalismo. Junto a ello, la represión antisindical marcó los primeros años de la dictadura terrista: con detenciones, deportaciones de sindicalistas e izquierdistas, censura de la prensa obrera, y el apoyo estatal que contribuyó a la derrota de la larga huelga de los gráficos de diarios en 1934, a pesar de un paro general unitario, también acompañado por la FEUU. Con el impulso a las políticas de industrialización desde mediados de los 30, y cierta amortiguación de la represión, comenzó a producirse, además de un crecimiento de la clase obrera industrial -que trasuntaba la formación de una nueva clase obrera, en la industria y los servicios-, un nuevo movimiento organizativo y de luchas. Fue así que entre otras huelgas, se produjeron la de los tranviarios y de la construcción en 1936 que resultaron victoriosas. La guerra civil española (1936-1939) y el combate al franquismo sublevado contra la República Española, ambientó, mayoritariamente, un acercamiento entre los pro-republicanos que en general, también eran antiterristas. En esos años se produjo un aumento de la influencia de las corrientes marxistas, socialistas y comunistas en el medio sindical.

Tiempos de luchas obreras y división sindical. Un intento de unificación importante, en el contexto de la Segunda Guerra Mundial (1939-45) se produjo a comienzos de los años 40 con la creación de la Unión General de Trabajadores (UGT). En su Declaración de Principios sostenía: “que la aspiración suprema del proletariado uruguayo es la instauración de un régimen social y económico que aseguren al hombre el pleno desarrollo de sus facultades creadoras y a la humanidad su progreso incesante hacia la sociedad sin clases, lo que solo puede alcanzarse aboliendo toda forma de explotación y opresión del hombre por el hombre“. Los gobiernos de la época (en los 40 y los 50), intentando volver a su concepción de “estado de bienestar” desarrollaron políticas de integración y concertación social, aprobándose en noviembre de 1943 la ley de Consejos de Salarios.

Finalizada la segunda guerra en 1945, y luego del clima de paz y esperanza mundial que se vivió -del que había nacido la Federación Sindical Mundial- vinieron los tiempos de la “guerra fría”, y en el sindicalismo uruguayo, de heterogeneidad ideológica y división sindical. En muchas oportunidades predominó el paralelismo sindical en las fábricas o en los gremios, la existencia de varias organizaciones que reclamaban representatividad del sindicalismo, algunas de ellas clasistas y otras no, y muchísimos sindicatos “autónomos”. Fue así que. Además de la UGT, se constituyó en enero de 1951 la Confederación Sindical del Uruguay (CSU), afiliada luego a la CIOSL y a la ORIT, central interamericana orientada por los sindicatos de EEUU (AFL-CIO) y oficinas del gobierno de ese país. También ese año se formó una coordinación de gremios autónomos y clasistas que se denominó “Gremios Solidarios” que impulsó en setiembre una “huelga general” en apoyo al naciente sindicato en Ancap -que resultó triunfante-, y otra en 1952 que requirió la aplicación de Medidas Prontas de Seguridad, y que fue derrotada.

Nuevos intentos de acercamiento y unificación. La división comenzó a revertirse desde mediados de los años cincuenta, en medio del reconocimiento general de la “crisis” en todos los renglones de la actividad económica. Fue así que en 1956, luego de una huelga frigorífica que usó la inédita medida de lucha de la “huelga de hambre” (así como la marcha a pie de los obreros frigoríficos desde Fray Bentos a la capital), desde la Federación Autónoma de la Carne se convocó a una reunión de la cual surgió la “Comisión Coordinadora pro Central Unica” que, si bien no unificó la fuerzas sindicales, retomó las prácticas de acción conjunta, realizando 9 medidas de paro solidarias entre 1956 y 1958. A partir de ese último año, y disuelta la coordinación, se inició otro proceso de acercamiento entre importantes tendencias sindicales, llevando, entre 1959 – año en que se disolvió la UGT – y 1961, a la formación de la Central de Trabajadores del Uruguay (CTU). Desde mediados de los 50 también se dieron luchas y huelgas entre los trabajadores rurales, y la formación de sindicatos de cañeros, remolacheros y arroceros en el litoral y el este del país. Y a nivel regional, ocurrió la victoria de la Revolución Cubana y su posterior definición “marxista-leninista”, que influyó en todo el continente americano.

La CNT. De la coordinación a la organización unificada. Desde 1959 asumieron los gobiernos del Partido Nacional (1959-1967) con sus experiencias de neoliberalización e ingreso a las políticas del FMI. Los problemas económicos, el alza del costo de vida y la baja del salario real, y los reclamos populares obtuvieron respuestas represivas desde el Estado. Se intensificaron las luchas sindicales y las marchas de los cañeros de Bella Unión a Montevideo, desde 1962, mostraban “otro Uruguay”. También aumentaron las coordinaciones entre los funcionarios públicos (se creó COFE y la Mesa Sindical Coordinadora de Entes Autónomos y Servicios Descentralizados) y, en definitiva, los acercamientos entre las distintas tendencias sindicales. Entre fines de junio y setiembre de 1964 se fue conformando la Convención Nacional de Trabajadores, la CNT, como organismo permanente de coordinación y de lucha. Se aprobó en agosto una Plataforma reivindicativa, y en setiembre ya existía la Mesa Representativa.

El Congreso del Pueblo y el Congreso de Unificación Sindical. La CNT fue afianzando su organización, y preparó en abril de 1965 un paro que tuvo un gran impacto en la población. En agosto se convocó a un Congreso del Pueblo participando representantes de organizaciones sindicales, estudiantiles, cooperativistas, de jubilados, de la educación, de la cultura y de pequeños productores. Del mismo surgió el “Programa de Soluciones a la Crisis” que sostenía la necesidad de realizar importantes reformas en el agro, el comercio exterior, la industria y la banca, tributaria, la educación y levantaba un reclamo de mayores libertades sindicales y para los sectores populares. Entre el 28 de setiembre y el 1º de octubre de 1966 se realizó el Congreso de Unificación Sindical: al disolverse la CTU, la CNT se constituyó en el organismo unificado de los sindicatos uruguayos. Se aprobó una Declaración de Principios, elPrograma de Soluciones a la Crisis, y el Estatuto. En el mismo se proponía garantizar la democracia sindical, la independencia frente al Estado, los patronos y los partidos, la no afiliación a ninguna central sindical internacional, y la promoción de la unidad sindical internacional.

El periodo 1968-73, el golpe de Estado y la huelga general. En el marco de la nueva Constitución de 1967 que volvió al Ejecutivo fuerte, se intensificaron las luchas sociales, se produjo el descaecimiento de las formas de convivencia pacífica y el aumento de la violencia política, en particular el enfrentamiento entre la guerrilla de izquierda y el gobierno. Con el “pachequismo” desde diciembre de 1967 se produjo una fuerte represión estatal (se ilegalizó cinco grupos de izquierda y clausuró su prensa), la aplicación permanente de medidas prontas de seguridad contra los movimientos sociales y opositores, contención salarial, eliminación de los mecanismos de concertación como los Consejos de Salarios. En medio de intensas luchas populares en 1968 y 1969, el movimiento sindical debatió “táctica y estrategia” entre una orientación mayoritaria y otra minoritaria, la “tendencia combativa”. A pesar de ello, se produjo el Primer Congreso de la CNT en 1969, el Segundo en 1971 con el ingreso de nuevos sindicatos y una dirección elegida por unanimidad. Las elecciones de noviembre de 1971 dieron la victoria colorada al candidato conservador Juan María Bordaberry. Desde allí recrudeció la lucha entre el MLN y las fuerzas armadas del Estado y creció la politización e intervención de estas últimas, que las llevaron al “golpe” de febrero de 1973, desconociendo al Presidente y obligando a crear el inconstitucional “Consejo de Seguridad Nacional”. El golpe de Estado del 27 de junio fue dado por Bordaberry y las Fuerzas Armadas y sectores políticos y patronales. La clase obrera y la CNT, junto a estudiantes y sectores populares respondieron con la huelga general, ocupando lugares de trabajo y locales universitarios hasta el 12 de julio en que fue levantada para “continuar la lucha por otros medios”.

La resistencia a la dictadura y la reorganización sindical. Ilegalizada la CNT y sus dirigentes desde el 30 de junio, hubo dos muertos durante la huelga, centenares de detenidos, miles de huelguistas despedidos sin indemnización y destituidos públicos. Ante el decreto de agosto de 1973 de la dictadura, los trabajadores volvieron a afiliarse a los sindicatos de la CNT. Esta actuó en forma clandestina, promovió paros en los primeros años, organizó movilizaciones “relámpago” los Primeros de Mayo de 1974 y 1975. La dictadura -coordinada con las fuerzas armadas del continente- produjo una represión estatal contra toda forma de oposición política y social, hubo miles de detenidos y presos, torturas y casi doscientos desaparecidos. La resistencia adoptó múltiples formas en todo el periodo. En noviembre de 1980 fracasó el proyecto constitucional de la dictadura y se abrieron espacios para la lucha antidictatorial. En las elecciones internas de los “partidos habilitados” en 1982 triunfaron los sectores opositores. Una ley de mayo de 1981 permitió crear “asociaciones profesionales” que aprovecharon los trabajadores para organizarse y reorganizarse. Un nuevo estado de ánimo se produjo entre 1982 y 1983. En abril de 1982 se creó la Asociación Social y Cultural de Estudiantes de la Enseñanza Pública (ASCEEP), renacieron las cooperativas de la FUCVAM, se conoció la larga lucha de organizaciones de derechos humanos como el Servicio Paz y Justicia (SERPAJ).

Del PIT al PIT-CNT: “un solo movimiento sindical”. En 1983 un grupo de sindicatos organizaron el primer acto por el 1º de Mayo, con las banderas de “Libertad, Trabajo, Salario y Amnistía” y nació el Plenario Intersindical de Trabajadores (PIT). La conmemoración del 1º de Mayo de 1984 expresó la unión simbólica entre el PIT y la CNT, bajo la consigna “un solo movimiento sindical”. Luego vino el “pacto” del club naval y las elecciones con proscriptos y presos en noviembre de 1984 en que triunfó el Partido Colorado y el candidato Julio M Sanguinetti. Se recuperaron las libertades y se liberaron los presos políticos, retornando muchos emigrados forzados. También durante ese gobierno se convocaron los Consejos de Salarios, hasta 1991 bajo el gobierno de Lacalle (1990-1995) en que dejaron de llamarse. El PIT-CNT realizó, en medio de fuertes discusiones, el Tercer Congreso en noviembre/diciembre de 1985. En diciembre del año siguiente, participó, junto con sindicatos de Argentina, Brasil, Bolivia, Chile y Paraguay, en la creación de la Coordinadora de Centrales Sindicales del Cono Sur. Una ley de diciembre de 1986, la de “caducidad de la pretensión punitiva del Estado”, impidió el juzgamiento de los acusados por violar los derechos humanos durante la dictadura. El vasto movimiento social, sindical, popular y político por el referéndum contra la ley, se expresó en abril de 1989, pero no alcanzó a derogarla (casi un 56% la reafirmó). En un contexto de cambios en la clase trabajadora, de fuerte desindustrialización y de crecimiento de la exclusión social, se produjeron cambios en el sindicalismo, perdiendo peso los sindicatos obreros fabriles y ganando espacio los de funcionarios públicos y de los servicios. Durante los congresos sindicales de 1987, 1990 y 1993, la afiliación sindical fue decreciendo, el punto más bajo fue el de 2003 cuando alcanzó los 102 afiliados. A partir de la nueva coyuntura de 2005 con un gobierno de izquierda, se produjo la formación de nuevos sindicatos, creció notoriamente la afiliación sindical -el congreso de 2006 tuvo 240.000 trabajadores representados- y aumentó la participación de los asalariados, se reinstalaron los Consejos de Salarios (ampliados al sector público, rural y del servicio doméstico) y se aprobaron leyes laborales de fuero sindical y sobre desocupaciones.

A lo largo de décadas se fue creando un movimiento sindical clasista, plural -con referencia de izquierda pero con participación de trabajadores de un amplio espectro ideológico-, que ha sostenido ser independiente de los gobiernos y los partidos, que ha levantado, además de plataformas coyunturales, un Programa de Soluciones y aprobado una Declaración de Principios en 1966 que sostuvo: “La Convención Nacional de Trabajadores (C.N.T.) expresa en su unidad combativa, en su independencia de clase y en su carácter profundamente solidario, las experiencias de casi 100 años de lucha organizada de nuestra clase trabajadora, forjada en las mejores tradiciones históricas de nuestro pueblo” y que bregaría por avanzar “en el camino hacia una sociedad sin explotados ni explotadores“. Esas son las banderas dejadas por los luchadores sociales desde hace más de cien años y desafíos para las siguientes luchas.

Rodolfo Porrini
Docente del Departamento de Historia del Uruguay – Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación (Universidad de la República)

Posted in Historia del Movimiento Obrero | Leave a Comment »

CONSTRUIR LOS CAMBIOS CON ESPERANZA Y LUCHA

Posted by FUECYS LISTA 3 en 4 marzo, 2010

Cada 8 de Marzo, las trabajadoras organizadas en el PIT-CNT, nos proponemos hacer balance, es una oportunidad y un desafío para evaluar y sobre todo proponer.

Estamos frente a un escenario particular, especial, que provoca reflexiones para madurar un proceso que se ha venido gestando en los últimos tiempos.

Hemos marcado hitos históricos que han cambiado nuestra vida, como trabajadoras,

Debemos recordar que aprobamos la Ley de Trabajadoras Domésticas, logramos el Consejo de Salarios para esta importantísima y tan relegada rama de actividad,  la Ley de Libertades Sindicales, la ley de Negociación Colectiva, la reforma de la seguridad social, reglamentación de 8 horas para trabajadores y trabajadoras rurales, la Ley de Acoso Sexual en el trabajo y ámbito docente, son las muestras de los avances de las propuestas que este movimiento sindical ha defendido.

Pero podemos decir que las trabajadoras mantenemos características que aun no han cambiado, la exclusión de las esferas de decisión y participación política, el cuestionamiento de los roles y el estereotipo sobre el trabajo en el hogar, el cuidado de nuestros hijos e hijas, la prevención de las diversas formas de violencia hacia la mujer, la invisibilización de nuestro papel en la historia, la marginación con respeto a las oportunidades, son solo ejemplos de los motivos de nuestra lucha…

Los avances son imprescindibles para lograr esa sociedad democrática que tanto hemos añorado, por la que tanto hemos luchado, y a la que estamos dispuestas a seguir defendiendo, sociedad democrática que no se construye en base a vetos presidenciales autoritarios, sino, con la mayor participación popular, reivindicando y valorando el rol y protagonismo de las mujeres en la sociedad.

Este 2010 se nos presenta con importantísimos desafíos para el PIT-CNT, y la sociedad toda:

El gobierno electo nos propone como prioridad el Plan Nacional de Vivienda, nosotras tomamos como nuestras las propuestas elaboradoras por nuestro movimiento sindical en torno a este tema y agregamos:

  1. Soluciones rápidas, no burocráticas, de viviendas para mujeres en situación de violencia doméstica.
  2. prioridad para aquellas jefas de hogar sin vivienda, sobre todo si tienen niños, niñas, ancianas o ancianos a su cargo.
  3. transversalización de género en todas las propuestas habitacionales, reconociendo las diferencias entre varones y mujeres,
  4. cuotificación en la toma de la mano de obra, impulsando la femenina, capacitando a compañeras sindicalizadas para promover estos ámbitos no tradicionales de trabajo femenino.

    Por otro lado, debemos lograr ámbitos de trabajo libres de acoso sexual, difundiendo y haciendo cumplir la ley de Acoso Sexual en el ámbito laboral y docente, de reciente aprobación, como otra forma de contribuir a eliminar las
    discriminaciones. Apuntar a legislar para erradicar también el acoso moral, que tanta presencia tiene en el ámbito laboral, como otro flagelo de la violación de nuestros derechos.
    Promover la equidad salarial, reduciendo esa brecha entre el salario femenino y el masculino, que hoy es de un 30%, inequidad sin razón de ser, igual salario a trabajo de igual valor.
    QUEREMOS… El reconocimiento del trabajo reproductivo como productivo, en tanto es parte de la economía del cuidado, no reconocido en el PBI de los países de la región.
    QUEREMOS Igualdad y equiparación salarial entre hombres y mujeres, igual valor a trabajo igual, responsabilidades familiares compartidas, empleo digno.
    QUEREMOS las mismas oportunidades para cogestionar el mundo en que vivimos.
    QUEREMOS ejercer en igualdad de oportunidades, nuestro derecho y responsabilidades.
    QUEREMOS decidir, sin mas condicionantes que el de nuestras capacidades, el rumbo del cambio social.
    QUEREMOS seguir avanzando en el camino de la verdad y la justicia.
    QUEREMOS, la aprobación integral de una ley de salud sexual y reproductiva con despenalización del aborto, que sea tratado como urgente en nuestro parlamento.
    QUEREMOS la igualdad entre trabajadoras privadas y públicas en el usufructo del medio horario de trabajo por amamantamiento, y las 16 semanas de licencia maternal.
    QUEREMOS participar sin discriminaciones en la profundización de una verdadera integración, avanzando en democracia.

Sabemos que la construcción popular con organización, con lucha, es imprescindible para logar estos objetivos. Pero también sabemos de la importancia de la voluntad política, para continuar convocando los consejos de salarios, jerarquizando la Comisión Tripartita para la Igualdad de oportunidades y trato en el empleo, promoviendo la real participación de las mujeres en los ámbitos de decisión, no desacreditando las demandas de las mujeres, incorporando visión real de género en la política.

Consideramos que se debe continuar avanzando en las políticas de género que lleva adelante el INMUJERES con su elaboración de políticas públicas.

Sabemos que la esperanza se compone también de compromiso, las trabajadoras estamos comprometidas a promover los cambios que nuestra sociedad se merece.

Departamento de Género y Equidad – PIT CNT

8 de marzo de 2010

Posted in Historia del Movimiento Obrero, organización | Leave a Comment »

8 de marzo día de la mujer trabajadora

Posted by FUECYS LISTA 3 en 3 marzo, 2009

Posted in Género, Historia del Movimiento Obrero | Comentarios desactivados en 8 de marzo día de la mujer trabajadora

Ayudamemoria I

Posted by FUECYS LISTA 3 en 26 febrero, 2009

Por  Jorge Peloche

Srio. De Educación

¿Cuándo empezó el drama (para los trabajadores) de los horarios extendidos en el Comercio?

O

De cómo los intereses de la Cámara de Comercio y Servicios se vieron seriamente favorecidos por los primeros movimientos de la dictadura cívico-militar de los años 1973-1985

Vamos a comenzar poniendo a consideración la siguiente idea: en Uruguay el mundo del Trabajo se encuentra débilmente normatizado (reglamentado), según la Red Académica de Trabajo de la Universidad de la República, en la publicación “Impacto de las transformaciones del mundo del trabajo en la vida cotidiana de la sociedad uruguaya actual”  (Universidad de la República, Montevideo, Uruguay, 2008), dónde se cita al prestigioso académico Hugo Barbagelata se señala que nuestro derecho laboral, “se caracteriza por su flexibilidad y consiguientemente, por dejar un amplio espacio a la libertad de los empresarios” (pag. 52). Agrega mas adelante que en nuestro país es innecesario discutir la flexibilización del Derecho laboral, a menos que el propósito sea derogar las garantías mínimas existentes. Y a muestra de ejemplo señalemos que en Uruguay el despido es casi absolutamente libre, la única limitación está dada por la prohibición de despedir trabajadores en razón de su actividad sindical, según la reciente ley 17.940 de enero de 2006.

Entonces, el movimiento en materia de legislación laboral que ha habido durante estos años, a partir del 2005, con la citada ley de Protección y Promoción de la Actividad sindical (17.940), con las ley de tercerizaciones, y con otras disposiciones y leyes que están operando en el Mundo del Trabajo, es volver a regular, sobre un terreno muy débilmente normatizado, y dónde además se venían operando sucesivas desregulaciones, que favorecían a los empresarios.

Pero, ubicándonos en una perspectiva histórica, ¿esto siempre fue así?  O ¿es el resultado de un proceso? Y ese caso ¿Cuándo comenzó dicho proceso?. Intentando algunas respuestas, primero que nada, los procesos sociales, jurídicos, simbólicos son siempre resultado de fuerzas que pugnan en diferentes sentidos, y nada está dado “naturalmente” de antemano. Entonces, si esta falta de regulación en el Derecho Laboral Uruguayo (que, es justo decirlo, la actual administración de gobierno está corrigiendo a favor de los intereses de los trabajadores) es el resultado de un proceso, o de varios. ¿Es posible señalar un comienzo o mojones importantes en el mismo?. Y es así que ante esta pregunta podemos responder señalando un momento muy importante en la historia de la des-regulación laboral en nuestro país. En el año 1974, la recientemente instalada dictadura cívico-militar promulga el decreto 14.320 (se le llama decreto-ley en la actualidad), por el cual se modifican radicalmente los horarios de apertura y cierre de los locales comerciales, autorizando a abrir hasta las 21hs los sábados (antes era hasta las 13hs) y los domingos hasta las 13hs (antes se cerraba los domingos), además el art. 4º de dicho decreto habilitaba a los establecimientos comerciales a gestionar ante las autoridades administrativas (de la dictadura) mayores extensiones a las consagradas en el texto. Hasta allí el recuento histórico de un momento clave en la desregulación laboral que luego con los sucesivos gobiernos colorados y blancos se seguiría operando (a modo de ejemplo: el art.29 de la Ley 16.906 que reduce los plazos para que el trabajador pueda reclamar cruditos laborales, una vez que finaliza la relación contractual,  de 10 años a 2-Ley de inversiones del gobierno del Dr. Lacalle).

Pero es necesario plantear otra pregunta, ¿Quién se beneficia de un marco normativo tan mínimo?, ¿quién o quienes se beneficiaron con el decreto de la dictadura que modificó radicalmente los horarios de apertura y cierre de los locales comerciales?. Sin necesidad de ser tendenciosos, porque la claridad de los hechos es meridiana, diremos: con el decreto de la dictadura nº 14.320, de 1974, que posibilitó a los empresarios abrir hasta las 21hs los sábados y abrir los domingos y que les permitía ampliar estos horarios por vía administrativa, se beneficiaron los empleadores y en particular la Cámara Nacional de Comercio y Servicios del Uruguay.

Y plateamos otra pregunta, esta si abiertamente tendenciosa. ¿qué intereses en común tuvieron la dictadura y la Cámara de Comercio?, ¿en qué sintonía estaban que una de las primeras medidas de la dictadura los favoreció de forma tan notoria?, quedan plantadas las interrogantes…

Posted in Historia del Movimiento Obrero, organización | Comentarios desactivados en Ayudamemoria I

A 25 años de la marcha estudiantil del año 1983

Posted by FUECYS LISTA 3 en 25 septiembre, 2008

Fuente: La Republica

Manifestación. 80 mil personas manifestaron contra la dictadura desde la Universidad al Franzini

Aquel “desfile de primavera” se convirtió en una de las mayores protestas contra el régimen militar. Los estudiantes de Asceep reclamaron el cese de la intervención. Miembros de aquella generación se pronunciaron hoy en contra de la Ley de Caducidad.

El 25 de setiembre de 1983 finalizaba la Semana del Estudiante organizada por la Asociación Social y Cultural de Estudiantes de la Enseñanza Pública (Asceep), que para el cierre de la actividad convocó a un “desfile de primavera” que se constituyó, hace hoy 25 años, en una de las mayores manifestaciones contra la dictadura impuesta en Uruguay.

La organización estudiantil, presidida por Jorge “Chileno” Rodríguez (actual prosecretario de la Intendencia Municipal de Montevideo), obtuvo autorización para la marcha del jefe de Policía capitalino, general Washington Varela, quien también había permitido al Plenario Intersindical de Trabajadores (PIT) realizar otra histórica concentración en la conmemoración del 1º de mayo de aquel año.

La marcha partió desde la puerta de la Universidad de la República y transitó por 18 de Julio hasta Bulevar Artigas y por ella hasta el Estadio Luis Franzini, donde se realizó un multitudinario acto con más de 80 mil personas, que escucharon una proclama leída por Luis Mardones (hoy saliente director de Cultura del Ministerio de Educación) y escucharon un recital de Daniel Viglietti.

Desde la Facultad de Derecho hasta el Obelisco la manifestación fue encabezada por los estudiantes universitarios, a quienes se fueron plegando miles y miles de personas convocadas por el resurgente movimiento sindical y por la Federación Uruguaya de Cooperativas de Vivienda por Ayuda Mutua (Fucvam), también movilizados contra el régimen dictatorial.

“Pensaban que persiguiendo y atemorizando docentes, impidiendo el nucleamiento y la participación estudiantil, estimulando el individualismo y la competitividad lograrían torcer las aspiraciones democráticas y el sentimiento solidario de los estudiantes, lograrían inhibir el resurgimiento

Masivo. Desde la Universidad al Franzini llegó la marcha estudiantil de 1983.

del movimiento estudiantil, quebrar la evolución histórica. ¡Pero se han equivocado! (…) No somos la generación del silencio…”, se afirmó en aquella proclama.

La histórica marcha concluyó con un gigantesco apagón voluntario y una caceroleada en la segunda jornada de protesta contra la dictadura. La primera había sido el 25 de agosto, cuando finalizó un ayuno de los sacerdotes Luis Pérez Aguirre, Jorge Osorio y Ademar Olivera (los dos últimos serán declarados ciudadanos ilustres el 30 de setiembre).

Esta tarde, a las 16 horas, el edil frenteamplista Mario Calandra recordará aquella marcha de Asceep en la sesión ordinaria de la Junta Departamental de Montevideo. Fotografías de la marcha (muchas de ellas desarchivadas de la policial Dirección Nacional de Información e Inteligencia) pueden verse hoy en una exposición en el hall de la Facultad de Arquitectura.

Posted in Historia del Movimiento Obrero | Comentarios desactivados en A 25 años de la marcha estudiantil del año 1983

Sacco y Vanzetti: a 81 años de su ejecución

Posted by FUECYS LISTA 3 en 26 agosto, 2008

1927 – 23 de agosto – 2008

81 años de la ejecución de

Nicola Sacco y Bartolomeo Vanzetti

Video homenaje a Sacco y Vanzetti:

Posted in Historia del Movimiento Obrero | Comentarios desactivados en Sacco y Vanzetti: a 81 años de su ejecución

Hoy se conmemoran 80 años de la ejecución en Estados Unidos de Nicola Sacco y Bartolomeo Vanzetti

Posted by FUECYS LISTA 3 en 15 agosto, 2008

Cincuenta años después el proceso fue revisado y su inocencia reconocida; los trabajadores uruguayos realizaron dos paros generales en 1927

fuente: La República

El martes 23 de agosto de 1927 la opinión pública democrática internacional fue sacudida y agredida por la noticia de la ejecución del zapatero Sacco (36 años) y el vendedor de pescado Vanzetti (39 años) en la Cárcel de Massachussets, Estados Unidos, acusados de crímenes sobre los que no se demostró su culpabilidad.

UNIVERSINDO RODRIGUEZ  Y SILVIA VISCONT

Sacco y Vanzetti eran amigos, se conocieron en Monterrey (México) y eran compañeros de militancia desde 1917. Ambos eran miembros de la Industrial Workers of the World (IWW), de orientación anarcosindicalista.

Durante 7 años estos modestos trabajadores, inmigrantes italianos, caracterizados luchadores sociales y libertarios, junto a sus familiares, compañeros y abogados rebatieron una a una las acusaciones en su contra y defendieron su inocencia. Sin embargo, todo resultó insuficiente para modificar la conducta de un jurado arbitrario presidido por el juez Webster Thayer, del fiscal Frederick Katzmann y del gobernador Alvan Tufts Fuller, insensibles a los argumentos de los acusados, de su defensa y a las protestas y reclamos que le llegaron de los cinco continentes. En todas partes del mundo se realizó una gran campaña de agitación y de solidaridad para ” salvar la vida de Sacco y Vanzetti” a través del Comité Internacional de Defensa. Hubo manifestaciones, petitorios, ayunos, huelgas y atentados contra las embajadas y empresas norteamericanas. En Uruguay, hubo mucha movilización y convocados por las centrales obreras USU y FORU, hubo paros generales el 9 y 22 agosto de 1927.

Facsimil del diario Justicia de 1927, llamando al paro general en solidaridad con Sacco y Vanzetti.

Facsímil del diario Justicia de 1927, llamando al paro general en solidaridad con Sacco y Vanzetti.

Cincuenta años después, en 1977, el proceso que los condenó a morir en la silla eléctrica fue revisado y les fue reconocida su inocencia.

Similar situación a la de Sacco y Vanzetti vivieron, también en los Estados Unidos de Norteamérica, los mártires de Chicago. Fueron condenados por una Suprema Corte de Justicia arbitraria en un juicio fraudulento y cuatro de ellos murieron ahorcados en la cárcel de Chicago el 11 de noviembre de 1887. El joven Louis Linng, de 22 años también condenado a la horca, apareció muerto en su celda el día anterior. Pocos años después, en 1893, el nuevo gobernador del Estado de Illinois rectificó la condena. Luego de una exhaustiva investigación, John Altgeld determinó que ” el Jurado que juzgó el caso fue escogido y formado con la intención manifiesta de que condenase a los reos” y como consecuencia liberó a los tres condenados que aún estaban presos: Samuel Fielden, Oscar Neebe y Michel Schwab.

El caso Sacco y Vanzetti, que constituyó una nueva expresión de injusticia en un país que se consideraba a sí mismo líder de la democracia, fue llevado al cine en 1971 por Giuliano Montaldo con la actuación de Gian María Volonté y Ricardo Cucciolla. La música de la Balada de Sacco y Vanzetti es de Ennio Morricone y la letra e interpretación de la cantautora Joan Báez.

Los comienzos de la infamia

La década de los 20 marca para los EEUU el triunfo de los republicanos bajo la consigna del “retorno a la normalidad”, lo que significaba el regreso a los principios de puritanismo, liberalismo y nacionalismo. Después de una corta participación en la primera Guerra Mundial, que colocó al país en una situación dominante a nivel mundial, se abrió una era de administraciones conservadoras que se extendieron hasta 1933: Warren Harding (1920 – 1923), Calvin Coolidge (1923 – 1929) y Herbert Hoover (1929 – 1933).

El “retorno a la normalidad” implicó un período de persecución xenófoba que utilizó la revolución bolchevique de 1917 y la ola de huelgas de 1919 como argumentos para una política intolerante hacia los portadores de ideologías consideradas peligrosas. El fortalecimiento del nacionalismo se expresó en el freno a la inmigración a través de las actas de 1921 y 1924 que restringieron el ingreso de extranjeros. Asimismo se implantó la ley seca, símbolo del creciente puritanismo y se reorganizó el Ku Klux Klan que desplegó una práctica racista dirigida ahora también, contra los inmigrantes.

Fue en este contexto que se desarrolló la peripecia de Sacco y Vanzetti: extranjeros, anarquistas y pobres.

Facsimil de la tapa del diario comunista Justicia anunciando la ejecución de los dos luchadores anarquistas en EEUU.

Facsímil de la tapa del diario comunista Justicia anunciando la ejecución de los dos luchadores anarquistas en EEUU.

En la media tarde del 15 de abril de 1920 el pagador de la fábrica Rice & Hutchins de calzados y su ayudante fueron asaltados y muertos en South Braintree, estado de Massachussets. La policía no pudo apresar a los salteadores, pero alentada por una opinión pública conservadora y temerosa del “avance de los rojos”, comenzó a detener a izquierdistas, sindicalistas e inmigrantes pobres. A comienzos de mayo de ese año fueron arrestados por la policía, cuando viajaban en un tranvía de Bridgewater a Brockton, los trabajadores inmigrantes italianos Nicola Sacco y Bartolomeo Vanzetti. Estaban armados, habían intentado alquilar un automóvil, eran inmigrantes pobres y conocidos agitadores de izquierda … todo eso los hizo más que sospechosos para los agentes de Inteligencia de la policía, jueces, gobernadores y propietarios de los grandes diarios. Al poco tiempo, ambos activistas sociales y militantes de izquierda fueron acusados de ese doble crimen y condenados a muerte. Unos días antes de la detención, otro anarquista, el tipógrafo Andrea Salsedo, cayó desde un décimo cuarto piso. Había estado ocho meses preso y fue sometido a brutales torturas. La duda quedó instalada: ¿Salsedo se tiró o lo tiraron?

Durante el largo proceso no sólo no pudo probarse la culpabilidad de Sacco y Vanzetti, sino que, por el contrario, quedó evidenciada su inocencia, especialmente por la declaración del joven asaltante portorriqueño Celestino Madeiros, un integrante de la banda que participó en el robo y en el enfrentamiento trágico con los guardias de seguridad, que se declaró culpable del hecho.

Inmediatamente después de la detención y el juicio a Sacco y Vanzetti en base a acusaciones infundadas con testigos chantajeados y presionados, el caso tomó estado público y comenzó a ser una cuestión debatida regularmente en las asambleas obreras y en las organizaciones sociales y políticas. Eran épocas de mucha comunicación entre los organismos sindicales mundiales, de decidida solidaridad internacionalista y de denuncia de los “crímenes de la burguesía”. Se vivían tiempos de desocupación, de malas condiciones de trabajo y de mucha agitación política. El desenlace de la primera Guerra Mundial con su secuela de frustraciones por un lado y sobre todo el reciente triunfo de la revolución rusa generaba expectativas en amplios sectores de trabajadores sobre la posibilidad de avances sustanciales en la lucha “contra la explotación capitalista y el imperialismo yanqui” y en la conquista del socialismo y la libertad.

El caso Sacco y Vanzetti tomó tal notoriedad que estuvo siempre presente en las crónicas y editoriales de la prensa sindical y en la plataforma de lucha de los gremios y centrales obreras. También las organizaciones políticas de izquierda y los sectores progresistas se manifestaron decididamente solidarios con la lucha internacional por salvar sus vidas.

Durante algún tiempo, viendo el enorme apoyo que recibían de los sectores democráticos y progresistas de la comunidad internacional, también dentro de los Estados Unidos, reinó un cierto optimismo en cuanto a la posibilidad de que recuperaran la libertad.

Anatole France, André Gide, Albert Eisntein, Marie Curie, Romain Rolland, George Bernard Shaw y miles de intelectuales y científicos firmaron manifiestos, proclamaron su inocencia y exigieron su liberación.

Sin embargo, todo lo mucho y bueno que se hizo mundialmente no fue suficiente, la suerte de Nicola Sacco y Bartolomeo Vanzetti estaba echada, la decisión tomada y marcharon a la silla eléctrica en agosto del 27.

Proceso fraudulento

El gobernador Fuller del Estado de Massachussets no hizo lugar a la solicitud reiterada en más de una oportunidad de la defensa de Sacco y Vanzetti y ambos fueron notificados de la condena a la pena de muerte por homicidio en primer grado y que serían ejecutados en la silla eléctrica el 11 de agosto de 1927. El gobernador Fuller, enfáticamente afirmó: ” Al igual que el Jurado creo que Sacco y Vanzetti son culpables … el proceso se ha desarrollado con toda corrección y no existe ningún motivo atendible para un nuevo juicio … En consecuencia, se los ejecutará …“.

Se pidió insistentemente la revisión de la causa con apelaciones a la Suprema Corte de Justicia de los Estados Unidos. Esas peticiones no tuvieron andamiento, fueron escuchadas pero todas denegadas.

Finalmente, la condena fue ejecutada luego de que pasaron 7 años, 3 meses y 18 días desde la detención en mayo de 1920.

Repercusiones en Uruguay

Cuando a comienzos de la década de 1920 se produjo la detención y el inicio del fraudulento proceso judicial contra Sacco y Vanzetti el movimiento sindical uruguayo ya era portador de una larga y rica trayectoria de internacionalismo y solidaridad con los trabajadores y en contra de los atropellos de las patronales, gobiernos reaccionarios y fuerzas de la represión. Montevideo fue de las pocas ciudades de América Latina donde se conmemoró el primer 1º de Mayo en 1890 cuando se convocó a la ” huelga universal y a protestar contra la explotación del hombre contra el hombre” con un acto en la Cervecería Giambrinus, en 18 de Julio y Olimar. En las décadas siguientes se intensificaron las acciones solidarias con los trabajadores de otros países en lucha por su emancipación social, cultural, política y económica. En 1909 hubo concurridas y agitadas jornadas de denuncia de la brutal represión a los manifestantes el 1º de Mayo en Buenos Aires y especialmente contra la ejecución del maestro Francisco Ferrer y Guardia. El 13 de octubre de 1909, a la hora en que el fundador de la Escuela Moderna iba a ser ejecutado en el Castillo de Montjuich en Barcelona, se organizó una gran concentración en la capital uruguaya convocada por las sociedades obreras, los anarquistas, liberales y socialistas y con la participación de estudiantes, docentes y autoridades de la Universidad que culminó con un acto en la Plaza Constitución. El acto contó con la presencia de más de 10 mil personas e hicieron uso de la palabra en las varias tribunas instaladas: Belén de Sárraga, Emilio Frugoni, Adrián Troitiño, Angel Falco y las agitadoras anarquistas Juana Buela y Virginia Bolten. Las movilizaciones prosiguieron en los días siguientes. El 17 se realizó otra manifestación de solidaridad que partió de Plaza de Cagancha al Muelle Maciel, encabezada por un cartel con la leyenda : protesta del pueblo uruguayo. Finalizado el acto una parte de los presentes se dirigió a la Embajada española ubicada en 25 de Mayo y Treinta y Tres en la Ciudad Vieja. Hubo forcejeos e intercambio de golpes y piedras con la Policía y resultaron heridos varios trabajadores y unos cuantos agentes del Escuadrón de Seguridad de la Policía de Montevideo, dirigida por el coronel West. Decenas de trabajadores fueron detenidos y conducidos a la cárcel correccional de la calle Yi. En los días siguientes se intensificaron los controles y los allanamientos a los domicilios de los activistas acusados de ser los promotores de la protesta. Los sindicalistas e intelectuales de origen inmigrante fueron los más perseguidos. La más buscada fue Juana Buela, oradora en el Muelle Maciel y directora del Periódico La Nueva Senda, junto a Virginia Bolten, María Collazo, Adrián Troitiño y Mariano Barrajón.

Así también, durante los 7 años que duró el proceso contra Sacco y Vanzetti, sus alternativas tuvieron una amplia difusión en todo el Uruguay, tanto en Montevideo como en el Interior, y se sucedieron las conferencias, manifestaciones y envío de cartas a la Justicia y al presidente de los Estados Unidos. A través de las radios y los diarios, la opinión pública estuvo al tanto de las idas y venidas. A medida que se aproximaba el desenlace del juicio aumentó la denuncia y la agitación callejera y se coordinaron esfuerzos con el comité internacional de solidaridad.

En agosto de 1927 se desarrollaron dos paros generales en Montevideo con repercusiones en el interior del país, en solidaridad con Sacco y Vanzetti y contra los manejos arbitrarios del jurado que los condenó a morir en la silla eléctrica. Estos paros fueron convocados por las centrales sindicales USU y FORU y contaron con el apoyo de organizaciones sociales, culturales, políticas y sectores de la Universidad y de la intelectualidad.

A comienzos de agosto de 1927 se conoció la ratificación de la ejecución que fue fijada inicialmente para el día 11.

La solidaridad internacional tensó filas y comenzaron acciones desesperadas para salvar la vida de Sacco y Vanzetti. En Uruguay, a iniciativa de las centrales obreras Unión Sindical Uruguaya – USU (anarcosindicalista con presencia de comunistas) y Federación Obrera Regional Uruguaya – FORU (anarquista) se conformó un ámbito de coordinación que instrumentó una plataforma y un plan de movilización con la realización de un paro general.

El domingo 7 de agosto la USU convocó a una manifestación por el centro de Montevideo que culminó con un concurrido acto en Plaza Independencia donde se vivó a Sacco y Vanzetti, se gritó contra el imperialismo yanqui y se cantó La Internacional. En las tribunas participaron representantes de todas las tendencias sindicales clasistas y de las organizaciones políticas que apoyaban la campaña para salvar la vida de los dos anarquistas: los sindicalistas López, Juan Llorca, Joaquín Hucha y Roberto Cotelo, el doctor Emilio Frugoni, Montaldo, el estudiante Alberto Sabaithé del Liceo Nocturno, Carreño y María Collazo, entre otros.

La movilización continuó el lunes 8 de agosto con la realización de un paro general que recibió un gran respaldo de los trabajadores y de la ciudadanía en general. En Montevideo, la paralización fue prácticamente total en horas de la tarde. También hubo paro obrero en Mercedes, en San José, Rivera, Juan Lacaze, Canelones y en otros lugares del interior del país. En la Cámara de Diputados se discutió la situación de Sacco y Vanzetti y se envió al presidente de los Estados Unidos el pedido de conmutar la pena.

La ejecución fue aplazada para el martes de 23 de agosto.

El día anterior, lunes 22, nuevamente la USU y la FORU convocaron a un paro general plegándose a la gran campaña internacional de solidaridad con los condenados y de censura a la justicia norteamericana. La adhesión al paro obrero fue importante aunque no alcanzó la extensión del realizado el lunes 8 porque no se pudo lograr la participación del gremio de los tranvías. Por la noche en Plaza Independencia se organizó un mitin que contó con la presencia bullanguera de cientos de trabajadores.

La noticia de la ejecución de Sacco, Vanzetti y Madeiros en los primeros minutos de la madrugada del martes 23 de agosto de 1927, luego de que fuera denegado el pedido de hábeas corpus formulado por la defensa, fue ampliamente presentada en la prensa Uruguay a través de las crónicas de las agencias internacionales y notas editoriales. *

Posted in Historia del Movimiento Obrero, Prensa | Comentarios desactivados en Hoy se conmemoran 80 años de la ejecución en Estados Unidos de Nicola Sacco y Bartolomeo Vanzetti

¿Quiénes fueron los mártires del 1 de mayo?

Posted by FUECYS LISTA 3 en 1 mayo, 2008

Fuente: Universia

El 1º de mayo el mundo celebra el Día Internacional de los Trabajadores. Feriado cargado de marchas y manifestaciones, en las que distintas organizaciones de trabajadores presentan sus reivindicaciones laborales.

Todos conocemos –quizás no algún despistado- el porqué de la fecha: la jornada homenajea a los Mártires de Chicago. Sin embargo, cuánto conocemos de la historia de estos 5 trabajadores que dieron su vida por sus derechos. En este día, me parece interesante compartir con un ustedes los hechos que desencadenaron la muerte de Georg, Adolf, Albert, Hessois y Louis.

El 11 de noviembre de 1887 fueron ejecutados:

Georg Engel, alemán, 50 años, tipógrafo.

Adolf Fischer, alemán, 30 años, periodista.

Albert Parsons, estadounidense, 39 años, periodista.

Hessois Auguste Spies, alemán, 31 años, periodista.

Louis Linng, alemán, 22 años, carpintero. (Finalmente, no fue ejecutado, ya que se suicidó en su celda).

Los hechos que desencadenaron la ejecución de los Mártires de Chicago están contextualizados en los albores de la revolución industrial en los Estados Unidos. A fines del siglo XIX, Chicago albergaba a cientos de miles de trabajadores en condiciones laborales precarias.

El 1° de mayo de 1886 una huelga por la jornada de ocho horas estalló en Estados Unidos. Más de cinco mil fábricas fueron paralizadas y 340.000 obreros salieron a la calle a manifestar sus exigencias. En Chicago, las movilizaciones prosiguieron los días 2 y 3 de mayo, y los sucesos tomaron un sesgo violento, que culminó en la masacre de la plaza Haymarket (4 de mayo).

20.000 personas estaban concentradas en la plaza de Haymarket, cuando un artefacto explosivo estalló entre los policías ocasionando un muerto y varios heridos. El hecho generó que la policía abriera fuego contra la multitud matando e hiriendo a un número desconocido de obreros. El gobierno declaró el estado de sitio y el toque de queda deteniendo a centenares de trabajadores que fueron golpeados y torturados, acusados del asesinato del policía.

El 21 de junio de 1886 se inició la causa contra los 31 sospechosos, número que luego fue reducido a 8 sindicalistas anarquistas. Si bien no hubo ninguna prueba en su contra, los acusados fueron declarados culpables, acusados de ser enemigos de la sociedad y del orden establecido. 3 de ellos fueron condenados a prisión y 5 a la horca.

Crónica de la ejecución por José Martí, corresponsal en Chicago del periódico La Nación de Buenos Aires, Argentina

“ …salen de sus celdas. Se dan la mano, sonríen. Les leen la sentencia, les sujetan las manos por la espalda con esposas, les ciñen los brazos al cuerpo con una faja de cuero y les ponen una mortaja blanca como la túnica de los catecúmenos cristianos. Abajo está la concurrencia, sentada en hilera de sillas delante del cadalso como en un teatro… Firmeza en el rostro de Fischer, plegaria en el de Spies, orgullo en el del Parsons, Engel hace un chiste a propósito de su capucha, Spies grita: “la voz que vais a sofocar será más poderosa en el futuro que cuantas palabras pudiera yo decir ahora». Les bajan las capuchas, luego una seña, un ruido, la trampa cede, los cuatro cuerpos caen y se balancean en una danza espantable…”

Si bien es una historia triste, el hecho sirvió para que el mundo tomara conciencia de las condiciones en las cuales trabajaban miles de trabajadores, y para que la demanda de la jornada de 8 horas se convirtiera en una reivindicación de toda la clase obrera.

Desde Uruguay, les deseo a todos un feliz Día de los Trabajadores.

Artículo con base en: http://es.wikipedia.org/

Posted in Historia del Movimiento Obrero | Comentarios desactivados en ¿Quiénes fueron los mártires del 1 de mayo?