FUECYS LISTA 3

Federación Uruguaya de Empleados de Comercio y Servicios

Ayudamemoria I

Posted by FUECYS LISTA 3 en 26 febrero, 2009

Por  Jorge Peloche

Srio. De Educación

¿Cuándo empezó el drama (para los trabajadores) de los horarios extendidos en el Comercio?

O

De cómo los intereses de la Cámara de Comercio y Servicios se vieron seriamente favorecidos por los primeros movimientos de la dictadura cívico-militar de los años 1973-1985

Vamos a comenzar poniendo a consideración la siguiente idea: en Uruguay el mundo del Trabajo se encuentra débilmente normatizado (reglamentado), según la Red Académica de Trabajo de la Universidad de la República, en la publicación “Impacto de las transformaciones del mundo del trabajo en la vida cotidiana de la sociedad uruguaya actual”  (Universidad de la República, Montevideo, Uruguay, 2008), dónde se cita al prestigioso académico Hugo Barbagelata se señala que nuestro derecho laboral, “se caracteriza por su flexibilidad y consiguientemente, por dejar un amplio espacio a la libertad de los empresarios” (pag. 52). Agrega mas adelante que en nuestro país es innecesario discutir la flexibilización del Derecho laboral, a menos que el propósito sea derogar las garantías mínimas existentes. Y a muestra de ejemplo señalemos que en Uruguay el despido es casi absolutamente libre, la única limitación está dada por la prohibición de despedir trabajadores en razón de su actividad sindical, según la reciente ley 17.940 de enero de 2006.

Entonces, el movimiento en materia de legislación laboral que ha habido durante estos años, a partir del 2005, con la citada ley de Protección y Promoción de la Actividad sindical (17.940), con las ley de tercerizaciones, y con otras disposiciones y leyes que están operando en el Mundo del Trabajo, es volver a regular, sobre un terreno muy débilmente normatizado, y dónde además se venían operando sucesivas desregulaciones, que favorecían a los empresarios.

Pero, ubicándonos en una perspectiva histórica, ¿esto siempre fue así?  O ¿es el resultado de un proceso? Y ese caso ¿Cuándo comenzó dicho proceso?. Intentando algunas respuestas, primero que nada, los procesos sociales, jurídicos, simbólicos son siempre resultado de fuerzas que pugnan en diferentes sentidos, y nada está dado “naturalmente” de antemano. Entonces, si esta falta de regulación en el Derecho Laboral Uruguayo (que, es justo decirlo, la actual administración de gobierno está corrigiendo a favor de los intereses de los trabajadores) es el resultado de un proceso, o de varios. ¿Es posible señalar un comienzo o mojones importantes en el mismo?. Y es así que ante esta pregunta podemos responder señalando un momento muy importante en la historia de la des-regulación laboral en nuestro país. En el año 1974, la recientemente instalada dictadura cívico-militar promulga el decreto 14.320 (se le llama decreto-ley en la actualidad), por el cual se modifican radicalmente los horarios de apertura y cierre de los locales comerciales, autorizando a abrir hasta las 21hs los sábados (antes era hasta las 13hs) y los domingos hasta las 13hs (antes se cerraba los domingos), además el art. 4º de dicho decreto habilitaba a los establecimientos comerciales a gestionar ante las autoridades administrativas (de la dictadura) mayores extensiones a las consagradas en el texto. Hasta allí el recuento histórico de un momento clave en la desregulación laboral que luego con los sucesivos gobiernos colorados y blancos se seguiría operando (a modo de ejemplo: el art.29 de la Ley 16.906 que reduce los plazos para que el trabajador pueda reclamar cruditos laborales, una vez que finaliza la relación contractual,  de 10 años a 2-Ley de inversiones del gobierno del Dr. Lacalle).

Pero es necesario plantear otra pregunta, ¿Quién se beneficia de un marco normativo tan mínimo?, ¿quién o quienes se beneficiaron con el decreto de la dictadura que modificó radicalmente los horarios de apertura y cierre de los locales comerciales?. Sin necesidad de ser tendenciosos, porque la claridad de los hechos es meridiana, diremos: con el decreto de la dictadura nº 14.320, de 1974, que posibilitó a los empresarios abrir hasta las 21hs los sábados y abrir los domingos y que les permitía ampliar estos horarios por vía administrativa, se beneficiaron los empleadores y en particular la Cámara Nacional de Comercio y Servicios del Uruguay.

Y plateamos otra pregunta, esta si abiertamente tendenciosa. ¿qué intereses en común tuvieron la dictadura y la Cámara de Comercio?, ¿en qué sintonía estaban que una de las primeras medidas de la dictadura los favoreció de forma tan notoria?, quedan plantadas las interrogantes…

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: