La lluvia no impidió que un numeroso grupo de personas se concentrara ayer frente al Hospital Militar para repudiar los últimos actos de vandalización de las placas de la memoria. Al caer la noche, la gente se amontonó bajo los paraguas para escuchar a la oradora del acto, la actriz Gabriela Iribarren, quien se encargó de darle voz a la proclama escrita por organizaciones sociales y de derechos humanos. “Estos y otros sucesos son acciones de un sector civil y militar que se resiste a vivir en democracia, y que se expresa de distintas formas: en los discursos y dichos de muchos actores políticos y en atentados como estos”, comenzó la oradora.

“La impunidad no es algo abstracto: es una realidad construida intencionalmente a partir de intereses concretos”, continuó, y agregó que estos hechos “expresan una ofensiva de los sectores más reaccionarios”. “Frente a las acciones de fascismo no permaneceremos indiferentes ni seremos omisos”, manifestó, y llamó “a defender la memoria como una trinchera, a redoblar fuerzas y esfuerzos desde las organizaciones” y a “enfrentar las amenazas” con más lucha, verdad, memoria y justicia.

La movilización surgió en rechazo a los últimos actos de vandalización con pintura verde de las placas de memoria ubicadas en el ex Centro General de Instrucción para Oficiales de Reserva y frente al Hospital Militar. El autor de estos hechos, el coronel retirado Carlos Díaz Vecino, fue condenado por la Justicia a cumplir con una pena de seis meses de libertad vigilada y obligado a reparar y limpiar ambas placas. Pero estos no fueron los últimos episodios. En la tarde del lunes, una vecina encontró la placa de la memoria del Hospital Militar tirada en el piso. Ese mismo día, según informó la diaria, el Ministerio de Defensa Nacional presentó una denuncia policial ante la Seccional 9ª y volvió a colocar la placa en su lugar.

Concentración, ayer, frente al Hospital Militar, en repudio a la vandalización de las placas de la memoria.
Concentración, ayer, frente al Hospital Militar, en repudio a la vandalización de las placas de la memoria.

Juan Ludzcanoff, integrante de la Mesa Permanente contra la Impunidad, recalcó a la diaria que estos hechos “son atentados” llevados adelante por una “persona que expresa una actividad fascista que viene in crescendo”. Si bien destacó como positivas las acciones tomadas por las autoridades de los ministerios de Educación y Cultura y de Defensa, que repudiaron los incidentes y denunciaron ante la Policía los casos, explicó que todos estos ataques suceden porque hay un “marco de impunidad que permite que existan las amenazas y los atentados”.

Para Raúl Olivera, coordinador ejecutivo del Observatorio Luz Ibarburu, la impunidad muchas veces se puede ver en la postura que toma el Estado frente a hechos de este tipo. “Yo saludo que haya habido una acción eficaz por parte de las autoridades luego de los atentados contra las placas de la memoria y que se haya identificado al responsable, pero también hay una larga lista de hechos anteriores que siguen impunes. El Estado tiene que cumplir con sus obligaciones y dar respuestas adecuadas ante estos hechos”, sentenció.