FUECYS LISTA 3

Federación Uruguaya de Empleados de Comercio y Servicios

gobierno, sin proyectos que “entusiasmen” y “estancado”, tiene la “responsabilidad” de acercarse a su base social

Posted by FUECYS LISTA 3 en 21 julio, 2017

Resultado de imagen para pereira pit cnt

El PIT-CNT cree que el gobierno, sin proyectos que “entusiasmen” y “estancado”, tiene la “responsabilidad” de acercarse a su base social

Entre 2005 y 2015 los trabajadores obtuvieron tantos avances que el presidente del PIT-CNT, Fernando Pereira, asegura que no le alcanzarían “las 40 páginas de Búsqueda para enumerarlos”. Sin embargo, la “sensibilidad” que encontraron durante esos años en el Frente Amplio aparece en este tercer período de gobierno más frágil. Tanto que Pereira no duda en describirlo como un momento de “estancamiento” en el que no se ven aquellos proyectos “que tanto entusiasmaban”.

El paro general de hoy jueves —dice en su habitual tono calmo, sentado en el living de su casa y con la estufa de leña prendida— es una “señal” de que el gobierno tiene la “obligación” de analizar, porque es incluso más clara que las encuestas que lo dan por debajo del Partido Nacional. “La sociedad y sus organizaciones están demandando profundizar los cambios”, dice.

Pereira tiene “expectativas limitadas” respecto a los cambios que puedan lograr en el proyecto de ley de Rendición de Cuentas, pero cree que es necesario exponer los reclamos y que la lucha no termina con la aprobación de este presupuesto. De hecho, considera que el PIT-CNT debe hacer valer su “independencia” y seguir reclamando al gobierno una “profundización” de los cambios, incluso aunque eso pueda derivar en un triunfo de “la derecha” en las próximas elecciones, como sucedió en Brasil y Argentina.

—¿El Frente Amplio está en un momento de estancamiento?

—No vemos aquellas cosas que tanto entusiasmaban. Entiendo que no es lo mismo este momento que el comienzo en 2005, cuando estaba todo por conquistar. Entre 2005 y 2015 se votaron leyes laborales que construyeron derechos que habían perdido los trabajadores: la ley de negociación colectiva, una ley de tercerizaciones, la ley de libertad sindical. Esto fue aprovechado no solo en el crecimiento de afiliados del PIT-CNT, que pasó de 100.000 a 400.000, también en las conquistas obreras. Si ves que en 10 años el salario creció 56% es porque los Consejos de Salarios fueron bien utilizados. El problema es que ahora hay que dar un salto cualitativo nuevo. Eso implica enriquecer la negociación colectiva y sumarle otros factores. Uno de ellos es la productividad. Hay que discutirla de verdad, con números arriba de la mesa, y hay que discutir sin tapujos la formación profesional en la academia y también dentro del lugar de trabajo. Hoy la educación y el trabajo están más que emparentados: sin una cosa no accedés a la otra. El desempleo en los sectores universitarios apenas alcanza el 4%, pero si mirás en jóvenes o mujeres jefas de hogar con hijos a cargo, llega a trepar seis veces ese nivel. En el mundo los países que más se han desarrollado en términos productivos tienen una inversión educativa brutal. Esto es indiscutible, y algo que es indiscutible, ¿por qué no ponerlo como prioridad discursiva y ver cuáles son las políticas tributarias que permiten inyectarle los recursos que se requieren? El progresismo no se puede quedar congelado en el tiempo. Aquellas cosas que se estancan, como dijo el presidente, tienden a retroceder.

—Esta entrevista va a salir el mismo día que el PIT-CNT hace un paro por la Rendición de Cuentas. Hasta ahora en sus respuestas se ven matices con el gobierno, pero no grandes controversias que hablen de un momento de conflictivo.

—El porqué del paro está claro. Si una negociación colectiva en el sector público la hacen en diez días es que no se le ha dado ningún valor. Entregar diez días antes la Rendición de Cuentas fue dar un portazo a la negociación.

Segundo aspecto: hay un conjunto de proyectos de ley que constituyen uno de esos saltos que la gente está esperando: una ley de empleo para personas con discapacidad, la reglamentación del convenio 158 de la OIT que impide despedir sin motivos justificados, la reglamentación de la ley de nocturnidad, la ley de creación del fondo de insolvencia patronal. Este es otro punto que vemos estancado.

Una tercera línea es la de discutir el tema del trabajo y la educación para generar desarrollo. Esto requiere mayor presupuesto para la educación. Lo que coloca la Rendición de Cuentas no va a permitir llegar al 6% al final de período si se sigue este ritmo. Esa sería una señal muy negativa. Si la escuela pública, los liceos públicos, la UTU y la Universidad de la República no están fuertes no sé por qué esperaríamos resultados positivos. La inversión en educación en los últimos 50 años ha sido paupérrima y, sin embargo, uno ve al sistema político esperando resultados positivos.

—¿Tiene esperanzas de torcer el rumbo de la Rendición de Cuentas con esta movilización y la presión que puedan ejercer después? Hasta ahora en las reuniones con el Frente Amplio, el gobierno se mostró firme en que no hay margen.

—Leo la realidad tal cual es. Tengo la expectativa de que se resuelvan algunos de los temas prioritarios de la educación, como es el de las auxiliares. Tengo expectativas limitadas, pero las tengo. Hemos trabajado para que los legisladores voten este tema. Tengo expectativas de que la sociedad y el Parlamento recojan el guante de que el tema es prioritario y construyan recursos, pero no tengo grandes expectativas de que se pueda resolver de un día para el otro. Es obvio que se hubiera requerido tomar decisiones tributarias que no se han tomado. No obstante, es necesario que el movimiento sindical lo exponga. Hay temas que no vamos a conquistar pero que van a seguir siendo justos al día siguiente de la Rendición de Cuentas. Por lo pronto, ya se logró el tema de los cincuentones y no hay que dejar de gritar los goles, porque no se meten tantos.

—El PIT-CNT no esconde su posición política y siempre dice que es independiente pero no indiferente. Ahora, ¿no cree que hay algunos pronunciamientos que exceden eso de no ser indiferentes? ¿Era oportuna la declaración en respaldo de Lula o el de Marcelo Abdala expresándole su apoyo a Maduro en Venezuela?

—Lula pidió que pongan una prueba arriba de la mesa y nadie la pone. Entramos en una lógica en la que un juez puede desarmar un sistema político sin tener una sola prueba. Si la Justicia se va a basar en la delación, Dios nos libre.

—¿Por qué la organización que representa a los trabajadores uruguayos tiene que pronunciarse sobre un proceso judicial a un líder político brasileño?

—Porque no vivimos solo de cómo nos va a nosotros. Los países de América Latina no pueden estar ajenos a lo que pasa con sus vecinos. A pesar de las situaciones económicas precarias en las que están, Brasil y Argentina siguen siendo socios comerciales fundamentales. Además, Lula aplicó políticas en Brasil que permitieron sacar a 30 millones de personas de la pobreza. Es un liderazgo a nivel planetario, colocó a Brasil en la disputa hegemónica internacional. Entonces, no expresarnos sería quedarnos en la zona de confort.

—¿Hicieron un análisis del fallo para tomar esa postura?

—Sí se hizo. Pero sobre todo creemos que hay una persecución política desde hace mucho tiempo.

—Pero en esa lógica, ¿por qué querría la Justicia también tirar al presidente Michel Temer? ¿Y por qué tiraron al entonces diputado Eduardo Cunha, uno de los impulsores del impeachment a Dilma Rousseff?

—¿Podría ser presidente Cunha? ¿Podría ser presidente Temer? Tiene 2% de popularidad. Yo no sé. Serán daños colaterales, pero está claro que no tienen nada que ver con el proceso de Lula. Yo entendería si hay alguien con el peso de Lula que está siendo procesado.

—El presidente Temer también está siendo investigado.

—Un presidente de facto con 2% de popularidad. Cuando la Constitución defectuosa es la de Brasil está todo el mundo de acuerdo, ahora, si la constitución defectuosa es la de Venezuela, es una constitución antidemocrática.

—Volviendo al inicio, ¿por qué es necesario o importante que el PIT-CNT se meta en esto? ¿Forma parte de sus objetivos o de los intereses de los trabajadores uruguayos?

—Porque la Justicia está interfiriendo en el proceso electoral de una potencia latinoamericana.

—La situación de Brasil sirve para hablar de Uruguay. En el gobierno de Rousseff hubo un distanciamiento del partido y sus bases sociales. Usted y Abdala, en un documento de análisis, decían el año pasado que el Frente Amplio estaba también en la encrucijada de alejarse de la base social que lo sostiene.

—Sí. Y está.

—A la vista de los resultados que se dieron en Brasil y las consecuencias para los trabajadores, ¿cómo se tiene que parar el PIT-CNT? ¿Tiene que cuidar más la relación con el Frente Amplio?

—El PIT-CNT tiene que moverse con independencia, tener diálogo con todos los partidos y tratar de que los procesos de cambio que se iniciaron se mantengan. Hay varios mecanismos. Uno es tener un movimiento sindical lo suficientemente sólido como para defenderlos ante todo. Por ejemplo, hoy ya nadie habla de quitar la negociación colectiva.

—Hace unas semanas tuvieron alguna señal de intención de cambios en la ley de negociación colectiva de parte del Partido Nacional, a través del senador Álvaro Delgado.

—El Partido Nacional ya no dice que no va a haber negociación colectiva. Y si la quieren imponer por rama, nos van a tener que ganar. Va a haber un conflicto con el movimiento sindical que se va a resistir. Si quieren hacer negociar a todos los sindicatos separados, nosotros no lo vamos a aceptar. Por otro lado, si el Frente Amplio percibe que se ha despegado de las bases sociales que lo sustentan, tiene la principal responsabilidad en acercarse a esas bases sociales.

—Visto del otro lado le pueden decir que insistir en la confrontación con el Frente Amplio puede derivar en que gane un gobierno de derecha como en Brasil o Argentina. ¿Le conviene eso al PIT-CNT?

—Es un fino equilibrio, pero si pierdo la independencia, pierdo la capacidad del movimiento sindical de revolucionar, y si perdés eso, perdés el alma. Por mirar en esa perspectiva, que puede ser razonable, perdés el alma. Una organización sindical puede perder muchas cosas pero no el alma. Yo no perdería mi independencia por ninguna consideración electoral.

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: