Además, aseguró que una decisión política de Presidencia de la República sacó de la prioridad la búsqueda de restos de detenidos desaparecidos en los cuarteles para darle prioridad al trabajo con los documentos históricos.

“Hay más restos, se sabe, tanto en el 13 como en el 14 lo que pasa que ha habido decisiones de otro tipo “ahora no se excava más, ahora es el tiempo de los documentos históricos” y el tema fue perdiendo velocidad, por los magros resultados o por esa competencia que se manotean el tema entre grupos”, afirmó.

Por otra parte, López Mazz dijo que está “comprobado” que la Operación Zanahoria existió y expresó su confianza en la versión que señala que se trató de un pacto entre civiles y militares, entre el período de transición y los primeros años de democracia.

“El tema de la Operación Zanahoria se pudo demostrar, aunque nunca ha habido un debate público, yo estoy a la orden para discutir esto. Es información histórica demostrar la voluntad sistemática del ocultamiento de cuerpos, hasta entrada la democracia, se seguían escondiendo cuerpos, la existencia de la Operación Zanahoria muestra la existencia de un pacto entre civiles y militares, de acondicionar la entrada a esa transición de Sanguinetti. No lo digo yo, hay militares que lo dicen en libros, los civiles se quieren lavar las manos pero yo hablé con muchísimos oficiales que han dicho que eso existió”, afirmó el antropólogo.

“Ahora el tema está en una persecución ideológica que se fue del carril, es un tema muy complicado y todo el mundo es muy pudoroso. Creo que en tres años guardé un silencio respetuoso, pero ya es una cosa que tenemos derecho a saber qué pasa (…) se han disputado mucho la dirección de esto porque tiene un retorno muy fuerte los hallazgos de restos de desaparecidos, hay fuerzas políticas que quieren salir en la foto, gente que tiene un protagonismo, hay otro que está prendido porque tiene un puestito, es un combo que se va armando”, afirmó.