FUECYS LISTA 3

Federación Uruguaya de Empleados de Comercio y Servicios

En diálogo exclusivo con LARED21, Pereira expresó que el PIT-CNT aspira a que el gobierno acepte correctivos salariales anuales y no a dos años como está previsto.

Posted by FUECYS LISTA 3 en 9 noviembre, 2016

El PIT CNT aspira a que el presidente Tabaré Vázquez contribuya a “destrancar” los Consejos de Salarios

El presidente del PIT-CNT, Fernando Pereira, se mostró esperanzado que el presidente de la República, Tabaré Vázquez, contribuya a “destrancar” los Consejos de Salarios, que tienen una situación particularmente conflictiva en la construcción, en el comercio, y en el sector de la alimentación.

En diálogo exclusivo con LARED21, Pereira expresó que el PIT-CNT aspira a que el gobierno acepte correctivos salariales anuales y no a dos años como está previsto.

-¿Cómo define este momento vinculado con los Consejos de Salarios?

Le pedimos al Presidente Vázquez, que intervenga para superar el “trancazo” en los Consejos de Salarios.

-Es un momento crítico. Nosotros hablamos de “trancazo”, donde las tres partes deberíamos reflexionar por encima del conflicto que estamos atravesando, para buscar fórmulas de solución. Desde que me conozco, el conflicto más duro se resolvió siempre en una mesa de conversación, donde las partes intercambian para buscar fórmulas y caminos de entendimiento, hasta que por fin se encuentra una fórmula. Si las partes van con posiciones tan herméticas, la búsqueda del acuerdo se hace difícil. El Poder Ejecutivo se ha parado en los lineamientos, esto históricamente ha sido así, sin embargo, lo que había pasado, es que cuando había un acuerdo obrero–patronal se trataba de homologar o abstenerse. En este caso, el Ejecutivo ha tenido una posición mucha más rígida en cuanto a sus lineamientos y los sectores que pretenden mantener el poder de compra interanual, pretenden tener ajustes anuales. Esta es una reivindicación que nos costó mucho, incluso costó convencer a los trabajadores que es el mejor mecanismo de ajuste, y tener un correctivo que asegure que si la inflación está por encima del parámetro que está para el año, se reajuste una vez por año y se adecue los salarios. Para nosotros, este es un planteo razonable y el “trancazo” está en la actitud empresarial, que parte de la base que el Ejecutivo no vota acuerdos superiores a los lineamientos. Han sido pocos los acuerdos firmados y ha ocurrido cuando el sector empresarial ha preferido acordar con los trabajadores y votar en forma conjunta, lo cual no es  bueno para el instrumento de la negociación colectiva, porque por algo el acuerdo es tripartito. Nosotros conversamos con el Presidente de la República (Tabaré Vázquez), sobre la necesidad de qué él intervenga para destrabar  y nos comprometimos a enviarle por escrito cuales son los Consejos que están más trabados y cuáles son las trabas y él se comprometió a estudiar nuestro planteo y para nosotros esa es una señal positiva. Qué el Presidente asuma esto como un tema a estudiar es muy positivo.

-¿Cuáles son los sectores más complicados?

A la política del gobierno le ha faltado flexibilidad.

-El comercio, la construcción y la alimentación están “trancados” porque se quiere ir a lo que nosotros llamamos la pauta “pelada”, no se permiten instrumentos que permitan mejorar las condiciones o el ajuste o el volumen del ajuste o el correctivo, o el ajuste anual. Alguno de estos aspectos hay que mejorar, para que el lineamiento acompañe la negociación. Si esto no sucede, la conflictividad será alta. El fin de semana pasado hubo movilizaciones, y en las grandes superficies hubo ocupaciones y movilizaciones, en el interior del país el SUNCA también se movilizó. Me parece que vale la pena, iniciar una negociación por encima de las dificultades para la búsqueda del acuerdo

-¿Quién está más duro en la negociación, el Ministerio de Economía, el Poder Ejecutivo todo?

Un gobierno popular tiene que inclinar la balanza hacia los más débiles.

-El Ejecutivo es uno solo, la política del gobierno es una sola. Es más fácil ubicar una persona y tirarle todos los “dardos”. No me parece que sea justo. Hay una política decidida por el Ejecutivo, que lo que le falta es flexibilidad. Algunos aspectos del lineamiento salarial, han sido mejorados, por ejemplo: que se aceptara usar la pauta salarial del año 2015, que para los sectores más postergados se utilizara la inflación  más un porcentaje de crecimiento, sin embargo, cuando se ingresa a la negociación, aunque ese sea el lineamiento, esperamos que el gobierno tenga una posición flexible, de forma tal que si hay un acuerdo que se está por concretar, no se termine bloqueando porque el gobierno tiene una posición negativa. La principal contradicción en los Consejos, es la contradicción de intereses, el trabajador quiere mejor salario y mejores condiciones de trabajo contra los empresarios que quieren ganar más. Esta contradicción de intereses, se ve reflejada en toda la “cancha”. En esa puja de intereses, un gobierno popular, que ha demostrado tener sensibilidad con los trabajadores, tiene que inclinar la balanza hacia los más débiles.

-La inflación cedió y según el MEF no hubo pérdida salarial ¿La Central coincide?

-Que la inflación haya cedido es un muy buen dato, porque es el peor impuesto que tenemos los trabajadores, entonces, con inflaciones de este tipo, un correctivo ¿Qué problema podría tener? El correctivo  daría tranquilidad a los trabajadores de que de enero de un año a enero del siguiente, no tendría pérdida salarial. Esa tranquilidad se podría dar y no causaría ninguna dificultad al Ejecutivo.

-¿Continuará con la metodología de paros generales?

-Nosotros somos un movimiento sindical de lucha, nunca creímos que nada cae del cielo, todo surge de la lucha y la negociación, no hay logro sin lucha y no logros sin negociación. Si la negociación nos lleva a un “puerto” que sea el adecuado para tener los Consejos de Salarios más rápidos, más veloces, que obtengan fórmulas que vayan generando equilibrio, la medida de paro sería una “tontería”, si por el contrario los Consejos se traban, no se llega a acuerdos, los sindicatos van a profundizar las medidas y el conjunto del movimiento irá en consonancia con lo que le está pasando a los sindicatos. Nosotros no somos la suma de los sindicatos, somos una convención que funciona con lógica de que si hay compañeros que están luchando, los demás no podemos estar mirando. Tenemos que participar de una u otra forma.

-Hubo críticas a que fuera la ex Presidenta de Brasil Dilma Rousseff, una figura política,  quién cerrara el acto del paro general parcial del viernes 4. ¿Cómo evaluaron esas críticas?

Estoy convencido que a Dilma Rousseff debió recibirla el Parlamento y los Partidos Tradicionales debieron invitarla a sus respectivas sedes.

-En unos días estaremos con Juan Raúl Ferreira, que dará una charla sobre Wilson Ferreira Aldunate. El propio Wilson habló en “tablados” de la CNT, esos mismos dirigentes políticos que estuvieron en el exilio Wilson, Rodney Arismendi y tantos otros, hablaron en centenares de tribunas sindicales ¿Que hacían en esas tribunas? Denunciar el golpe de Estado en Uruguay, denunciar las torturas, la desaparición masiva y eso nos parecía muy bien. Si hay un Estado que desde nuestro punto de vista está sufriendo un golpe de Estado, como quién lo está sufriendo ¿No la vamos a invitar a nuestra tribuna? Si nosotros hemos hablando en decenas de tribunas políticas, sindicales y sociales, precisamente denunciando lo que sucedía en Uruguay entre 1973- 1985. Para nosotros es parte de nuestro “internacionalismo proletario”. Si entendemos que  hay un golpe de Estado en un país, no nos escondemos, damos la cara. Parece que algunos miden si hay golpe de Estado o no, de acuerdo a su posición ideológica. Un grupo de parlamentarios de dudosa legitimidad, que no han encontrado crimen de tipo alguno contra Dilma Rousseff y la destituyen por una decisión política, rompieron la institucionalidad ¿Y el movimiento sindical uruguayo que tiene que hacer? ¿Ir para donde indica la “ola”  o seguir siendo coherentes con su lógica fundacional? Uno de nuestros principios es ser internacionalistas. Hoy quizás no se entiende el internacionalismo como lo concebíamos en la Década de los 60,  pero en el movimiento sindical se respira internacionalismo. ¿Nosotros que tenemos que ver con el ex Presidente de Honduras Celaya?  Sin embargo lo recibimos, apoyamos que no hubiera golpe de Estado en Honduras y con Fernando Lugo tampoco tenemos ningún parentesco ideológico, ninguno, y cuando fue golpeado por artilugios constitucionales nos opusimos. ¿Está tan mal defender la democracia? ¿Está tan mal darle el derecho a quien fuera la Presidenta de los brasileños injustamente destituida a expresar su opinión en una tribuna de los trabajadores? Estoy convencido que el Parlamento debió recibirla, los Partidos Tradicionales debieron invitarla. ¿Qué nos lleva a los uruguayos a polarizar tanto en un tema que es escuchar a una ex Presidenta injustamente destituida? Sencillamente que todo lo transformamos en botín electoral. A ver si logramos dañar un poquito la imagen del movimiento sindical, o si se le generan contradicciones a la izquierda política y social, cuando en realidad lo que hacemos es generar condiciones para que Dilma pudiera expresarse en libertad. Y no la conocía y conversé largo rato con ella y me pareció una mujer con valores que yo comparto ¿Y eso quiere decir que comparto todo lo que hizo en su gobierno, las decisiones económicas y la designación de su ex ministro de economía? Nosotros desde aquí, cuestionamos todas estas decisiones, incluido el ajuste, ahora ¿eso hace  que no la escuche más?  Eso es ser obcecado, la libertad es también poder escuchar al que piensa distinto.

-Le cambio de tema, ¿cómo ve el PIT CNT la posibilidad de alcanzar un Tratado de Libre Comercio con China?

El Presidente Tabaré Vázquez en China planteo la necesidad que cada  inversión signifique trabajo para los uruguayos.

-Lo primero es que el comercio con China es fundamental para Uruguay. Perder de vista esto sería necio, tanto en el intercambio comercial como las inversiones chinas en Uruguay. Este es un aspecto central en el mundo del trabajo. Según lo que nos han transmitido, nuestros compañeros Milton Castellano y Jorge Bermúdez, que estuvieron en China junto a la comitiva del gobierno, el Presidente Tabaré Vázquez en cada una de las reuniones que participó, planteó la necesidad de que cada inversión significara trabajo para los que habitamos en Uruguay. Además, se planteó que se están explorando inversiones chinas en Uruguay, tanto en infraestructura como en logística y se está viendo un posible Tratado. Nosotros lo que decimos, es que la mejor negociación que pueda hacer Uruguay con China es en el marco del Mercosur. El problema es la debilidad, la situación crítica del MERCOSUR. Ahora bien, no podemos mudarnos de región, siempre tendremos los vecinos que tenemos. Por tanto, el bloque regional es fundamental para insertarnos en el mundo, pero mientras tanto, lo que debe hacer Uruguay es buscar mercados para los productos que produce y en la medida de lo posible, como lo ha presentado el Presidente Vázquez, que esos acuerdos comerciales signifiquen trabajo para los uruguayos y en esa dirección el movimiento sindical lo que no debe hacer es prejuzgar, ni decir no sin conocer los contenidos. Un tratado de Libre Comercio (TLC) tradicional como los que han firmado los países latinoamericanos con EEUU no es nuestro objetivo, no lo decimos nosotros, es lo que nos han dicho los dirigentes sindicales de esos países, que nos hablaron de resultados muy negativos a los trabajadores.

-¿Qué evaluación hacen de la marcha del FONDES?

-Financiar proyectos autogestionarios tiene sus complejidades, sobre todo si son empresas fundidas por el capital. Cada vez más, en la Central pensamos en emprendimientos embrionarios, emprendimientos que empiecen desde 0 y que generen formación necesaria para la gestión de la empresa, los mecanismos necesarios para la producción, y personal calificado para proyectos de autogestión, es decir, hay cuestiones que estamos conversando. Se juzga con una lupa muy profunda al FONDES y muy poco a las empresas que se han fundido y dejado agujeros increíbles en el Estado uruguayo. Y estas situaciones, parecen pasar desapercibidas, como si los únicos emprendimientos que se funden son los que están financiados por el FONDES. Ahora ¿los que están financiados por el BROU, los que tienen deudas gigantescas con la UTE, o con otros organismos del Estado, no es dinero de los uruguayos? ¿Porque a todos estos se los mira con una lupa menos exigente? Nosotros más que nadie, queremos que los proyectos funcionen, también hay que ayudar y tiene que haber una participación activa del Estado y de nosotros mismos, para que esos proyectos funcionen. También los uruguayos tenemos que hacer valer que emprendimientos gestionados por los uruguayos funcionen, nosotros compramos todo lo que podemos en la empresa OLMOS, y si todos los uruguayos tuviéramos esa cultura, esa empresa de cerámicas que fue pionera en el Uruguay, tendría mayor viabilidad que si terminamos comprando cerámica importada más barata pero de peor calidad. A veces hay que hacer la ecuación correcta. Al mismo tiempo ¿Cuál es el rol de la compra del Estado para estos emprendimientos? El Estado cuando compra cerámica, por ejemplo ¿no tendrá que favorecer a Olmos?

-¿Están fundidas todas las empresas financiadas por el FONDES incluida ALAS U?

El FONDES es una apuesta política profunda.

-No todas están fundidas. ENVIDRIO es prácticamente una empresa nueva que necesita “empuje”, EMPALME OLMOS, a pesar de sus dificultades para el inicio de su trabajo, ha funcionado, sin embargo se pone el ojo en las que han tenido dificultades, muchas son dificultades que no pudimos resolver y que tampoco se nos ayudó a hacerlo. Para poner un ejemplo: ALAS U nunca logró volar en temporada alta, siempre lo hizo en temporada baja, nosotros insistimos para que volara en temporada alta y ahora se habla de una posible fusión, ojalá se dé, la conectividad uruguaya sigue siendo de mala calidad aunque no lo admitamos. Salir de Uruguay para determinados lugares de América Latina, cuesta 8 o 9, 10 horas. Hemos involucionado y eso perjudica el ingreso de extranjeros al país, perjudica al turismo. Creo que hay que encontrar una ecuación, para que esta empresa sea viable y los trabajadores puedan mantener sus puestos de trabajo y sobre todo, que el Uruguay no pierda el conocimiento que esos trabajadores tienen.

-¿Cree que el Estado debe seguir apostando?

-El Estado debe seguir apostando al FONDES, porque es una apuesta política profunda, y lo hará desde la lógica de revisar cada emprendimiento, de ver su viabilidad, pero también de ver la importancia social de cada uno de esos emprendimientos y hay algunos “nichos” de producción, que pueden ser bien aprovechados por el FONDES.

-Con el Presidente Tabaré Vázquez hablaron de la regasificadora

La regasificadora es una obra importante para el país.

-Nosotros estamos de acuerdo con la construcción de la regasificadora que generaría 300 puestos de trabajos en la construcción de la Planta y 1.000 puestos más en llevar el gas hacia las empresas, y las familias. Será un lugar importante en la construcción de empleo. Esta obra requiere una ecuación. Uruguay no es capaz de sustentarlo solo y necesita que Argentina se comprometa a comprar una determinada cantidad de gas a nuestro país durante un periodo. Esta ecuación todavía no está resuelta. Los argentinos están negociando las mejores condiciones para su país, como nosotros las mejores para Uruguay. Ojalá que lleguemos a un acuerdo.

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: