FUECYS LISTA 3

Federación Uruguaya de Empleados de Comercio y Servicios

Recordamos al Compañero Luis Alberto Moreira

Posted by FUECYS LISTA 3 en 16 mayo, 2013

Plaqueta

Queremos en primer lugar, reconocer la participación de todos ustedes, una vez más, en ésta instancia que pretende ser de recordación, reflexión y compromiso.

 

Recordación del cro. Luis Alberto Moreira, que el 10 de mayo del 2011, en éste mismo sitio, impidió en cumplimiento de su tarea, que se consumara un asalto contra este local bancario y por esa acción murió asesinado.

 

En el comienzo del 2011, se sucedieron varios asaltos a instituciones bancarias, con una gran repercusión de prensa y alarma de la población, asunto que llevó incluso, a que los trabajadores de seguridad privada fuéramos cuestionados por autoridades en relación a nuestro desempeño.

 

Luis era un trabajador muy responsable, y sintió cómo la mayoría de nosotros con gran pesar, que se nos cuestionara sobre cómo trabajábamos, y por tanto, cuando le tocó demostrar toda su desempeño, lo hizo. Ahora el gran pesar es de todos nosotros

 

Sabemos que lamentablemente, Luis no fue el primer trabajador de seguridad privada abatido en cumplimiento de su trabajo, y más lamentable- mente aún, tampoco fue el último.

En él sintetizamos y recordamos a todos ellos.

 

Rescatamos de los hechos del 10 de mayo de 2011, la rápida reacción de varios actores sociales pretendiendo reducir al mínimo la pérdida de vidas en ocasión de nuestro trabajo.

 

En primer lugar, cómo no podía ser de otra forma, de nuestros herma- nos de la clase trabajadora, agrupados en el sector de actividad, en la federa-ción, a los cros. de AEBU, a nuestra organización única, el PIT-CNT en su conjunto.

 

Igualmente a las autoridades que a través del Ministerio del Interior, abrieron las puertas a distintas instancias de intercambio de modo conjunto con los empresarios. De todo lo anterior, surgiría el Decreto 213/11 que regula normas de seguridad para instituciones de intermediación financiera, y dentro de ellas determina la obligatoriedad del uso de chalecos antibalas para los guardias.

 

En relación a ello queremos señalar algunos asuntos, tal como decimos en el volante elaborado para ésta convocatoria, y el primero es que el decreto se cumpla en todos  sus términos, al igual que el 406/88.

 

El 213/11, determina la provisión de chalecos antibalas y entendemos que ello es por guardia y no por arma, un guardia armado-un chaleco antibalas, ya que también el decreto 406/88, califica los elementos de protección, como de uso individual. Lo que también merecería una ampliación del decreto, para que los haga obligatorios a todos los servicios armados, y no sólo a los finan- cieros.

 

Igualmente entendemos que el decreto es de aplicación en la totalidad del territorio nacional, pero en el interior del país, el incumplimiento es mucho más frecuente que en la capital.

 

También creemos, que la fiscalización de que los  chalecos antibalas cumplan con las exigencias, debe hacerse retirando  ejemplares al azar de los distintos puestos donde nos desempeñamos y no limitarse a chequear las muestras que a esos efectos las empresas hacen llegar a las autoridades.

 

Sin embargo, si bien tenemos claro que el chaleco antibalas disminuye mucho el riesgo de ser abatido por disparos de arma de fuego en la zona to- ráxica, obviamente ello no ocurre respecto a otras áreas del cuerpo que no protege. El último y lamentable caso de un compañero caído en cumplimiento de su tarea, fue el de Reynaldo Medina, quien trabajaba en una empresa de seguridad y prestaba servicio en un local del Cerrito de la Victoria, el que fue asesinado de un disparo en la cabeza, en un intento de asalto del que sólo se llevaron su arma, hecho ocurrido el 1º de junio del pasado año.

 

Insistimos entonces también, en que es necesario adecuar las condicio- nes de seguridad de los locales, a las actuales situaciones de violencia delicti- va y dotarlos de lo que necesiten, sin importar el costo, porque la vida humana no tiene precio, tiene un enorme valor.

 

Por último en relación este tema en  particular, insistimos en que es ne-cesario rediscutir el rol de la seguridad privada en la realidad nacional, debe quedar bien claro a todos, cual es nuestra función, el alcance de la misma y que espera la sociedad de nuestro trabajo. Y en esa discusión, una vez más, reclamamos nuestro lugar.

 

El rol de los trabajadores en la organización del trabajo es insustituible, con el conocimiento apropiado por el desarrollo de nuestra labor, el aporte de ese conocimiento sin dudar, contribuirá a la sociedad en su conjunto.

 

Pretendemos con todo derecho, dejar de ser pasivos ejecutores de lo que otros actores sociales entienden que debemos hacer, y sobre todo preten- demos dejar de ser victimas de decisiones que en la organización del trabajo nos afectan en nuestra salud, nuestra integridad física y nuestra vida.

 

Acompañamos por tanto, muy especialmente la iniciativa de nuestros hermanos del SUNCA, de promulgación de una Ley de Responsabilidad Penal, para que se responsabilice cuando  corresponda, a quienes por omisión o incumplimiento, afectan nuestras vidas.

 

Las actuales condiciones sociales en nuestro país, que obviamente son parte de un contexto internacional, determinan la imperiosa necesidad de bus- car soluciones a los problemas existentes, con el compromiso de diversos actores sociales.

 

Es imprescindible en la sociedad toda, dar un gran impulso a la cultura de los valores humanos y contraponerla a la del tanto tienes-tanto vales, a la del consumo compulsivo e irracional, que genera iguales necesidades las que por una parte de la sociedad, se intenta satisfacer, aún delinquiendo.

 

Es necesario considerar que por un lado, una parte importante del mun-do del entretenimiento, sólo transmite un incomprensible desprecio por la vida, que sin dudar, se refleja en un sector de las nuevas generaciones. En un solo fin de semana y en TV abierta o de abonados, podemos contar por decenas los asesinatos, que si bien son de fantasía, nadie puede negar la influencia que ejercen sobre quienes llenan su tiempo con ese entretenimiento. Un asunto so- bre el cual en algún momento, habrá que debatir como sociedad.

 

Y por otro lado, la prensa y su circo mediático de la muerte, donde situa- ciones que no son de fantasía se han repetido hasta la saturación por los me-dios escritos, orales y televisivos, provocando en unos una sensación de alar-ma social y en otros un anestesiamiento ante los hechos.

 

Nos comentaba en el 2011 una autoridad nacional, que se venía dando entre quienes delinquen, sobre todo entre los más jóvenes, casi una carrera por el rating, por el tiempo y el espacio que los medios de prensa les daban a la di- fusión de sus acciones delictivas. Otro asunto sobre el que sin dudar debere-mos intercambiar socialmente.

 

Y por supuesto, como  ya adelantamos, debemos socialmente impulsar una cultura de valores humanos, más allá de los materiales. De nuestra parte, como clase trabajadora, estamos comprometidos en ello desde la esencia, nuestro planteo como movimiento sindical es la lucha por una sociedad sin explotados ni explotadores.

Todo lo que hacemos y decimos, está en ese contexto y hacia esa meta apunta. Trabajando en ese camino, aquí y ahora entonces, replanteamos la ne- cesidad del debate sobre los temas mencionados, para buscar colectivamente las posibles soluciones a los problemas existentes.

 

Creemos que es el único camino, en él estamos e invitamos a todos quienes compartan las intenciones a transitarlo juntos.

Nosotros lo haremos, con la responsabilidad de intentar representar a todos nuestros compañeros caídos, a quienes hoy representamos en la recor- dación de Luis, y colocando la presente placa en su memoria.

 

Gracias a todos.

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: