FUECYS LISTA 3

Federación Uruguaya de Empleados de Comercio y Servicios

Archive for 12/10/11

Nuevamente la clase obrera marca el camino

Posted by FUECYS LISTA 3 en 12 octubre, 2011

Nuevamente la clase obrera marca el camino

Carlos Scorovich Analista

No podía ser de otra manera, porque la lógica y la razón a la larga siempre se imponen. Y esta vez no fue la excepción. En los últimos días se realizó el XI Congreso del PIT-CNT, y dejó esa marca que lleva indeleble la clase obrera uruguaya desde siempre. Esa expresión nata de unidad y coherencia a pesar de los matices que siempre existieron y existen en su estructura dirigencial.

Se llegó a este tramo de elección de nuevas autoridades, tras haber pasado la instancia, en la cual no se logró un consenso para elaborar una lista única. Por lo tanto, en las sesiones del Congreso como lo marcan las normas del estatuto de la entidad que nuclea a las organizaciones sindicales de nuestro país, se llegó a buen término eligiendo las nuevas autoridades. ¿Por qué lo del título? Por una sencilla razón. La clase obrera de nuestro país estampó el rumbo en períodos muy difíciles para el pueblo uruguayo. Con sus luchas consecuentes y combativas, buscando el mejoramiento en las condiciones de trabajo, remuneraciones acordes para la tarea realizada, defensa de la fuente laboral a toda costa, y siempre enmarcadas esas reivindicaciones con una sola visión, la de la unidad. Esa clase obrera, junto a un grupo de dirigentes, cumplió un rol preponderante y marcó una página maravillosa en la historia de nuestro Uruguay, cuando en los inicios de la nefasta dictadura que nos sacudió en la década del 70, resolvió y la enfrentó con una huelga general con ocupación de fábricas, durante muchos días, que la elevó a un sitial que jamás había alcanzado, y que ha perdurado en el tiempo como ejemplo para las nuevas generaciones. Esa determinación de los dirigentes fue tomada en el local de la Federación del Vidrio, en La Teja, por supuesto no pública, acompañada luego por la totalidad de la clase obrera. Y vaya paradoja del destino, este Congreso recién finalizado, se inició con una sesión especial, nada menos que en el Teatro Solís a sala llena. Esa lucha diaria enfrentando a la dictadura cívico-militar permitió que el conjunto del pueblo uruguayo pudiera saber a qué se enfrentaba. Y que con ello se estaba jugando la vida en cada acción. Y cuando digo la vida no es una metáfora. Bien sabemos que esa dirigencia sindical, junto a muchísimos luchadores sufrió la persecución encarnizada, detención, tortura, humillación, el exilio, sabiendo mantener en alto la bandera de la cual hablaba anteriormente, la unidad, aun en inferioridad de condiciones en que se encontraban.

Un rol insustituible cumplió y cumple la Central para mantener en alto la bandera de las reivindicaciones sociales, culturales y demás de los trabajadores. En estos últimos años, que a la inversa de décadas pasadas, se encontró con un gobierno progresista y supo establecer las diferencias, cuando era necesario, como también destacar todo lo efectuado en procura de las mejoras de muchos sectores relegados.

Decía líneas arriba que existieron y existen diferencias entre las diferentes fracciones de la dirigencia sindical. Y bienvenida esas diferencias que han permitido llevar, con la discusión abierta, a lograr la profundización de los conceptos de las nuevas etapas que nos tocan vivir en estos tiempos.

En este Congreso recién finalizado funcionaron, como debe ser, los engranajes establecidos en los estatutos para el desarrollo, elaboración y formación de la nueva dirigencia que llevará adelante los hilos de las luchas sindicales en los próximos años, llegando a un acuerdo que eleva aún más el papel de la central obrera.

La misma debe encarar un plan, en conjunto con las autoridades gubernamentales y empresariales, para permitir que este desarrollo que el país transita desde hace un tiempo, se plasme en realidades para los asalariados y lograr un bienestar sostenido en todos los rubros de sus vidas.

La Central que ha manifestado su afinidad con los gobiernos del FA, no debe arrear banderas en procura de su objetivo esencial, que es la defensa de la clase obrera, y siempre con ese concepto fundamental por delante: unidad.

 

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »