FUECYS LISTA 3

Federación Uruguaya de Empleados de Comercio y Servicios

TRIUNFO DEL MOVIMIENTO POPULAR Y DERROTA DE LA DERECHA

Posted by FUECYS LISTA 3 en 5 abril, 2011

El domingo pasado se realizaron las elecciones de los representantes sociales en el Directorio del Banco de Previsión Social.
El acontecimiento en sí es muy importante.
Además de ser motivo de una larga lucha, Uruguay es el único país del mundo en que los representantes sociales en la gestión del instituto de Previsión Social son electos por voto secreto y obligatorio. Como si esto fuera poco, las elecciones en el BPS son, por el número de participantes, las terceras elecciones en importancia en nuestro país, sólo superadas por las nacionales y las departamentales.
La votación para elegir a los representantes de los trabajadores, los jubilados y los pensionistas y los empresarios en el BPS son un trascendente evento cívico que fortalece la democracia de la única manera posible, con la participación popular. Esta vez se agregaba un ingrediente más. La derecha y más precisamente el herrerismo con el presidente del Directorio del Partido Nacional, Luis Alberto Lacalle a la cabeza, lanzó una campaña decidida para birlar la representación social a nivel de los jubilados y cuestionar la representatividad del PIT-CNT. Lacalle personalmente, con el apoyo de sectores del bordaberrismo y del Foro Batllista, la derecha política dura y pura, impulsó una lista en el orden de los jubilados y llamó a votar en blanco en la elección de los trabajadores. La campaña fue feroz, con mucha plata, difusión nacional – la oficina de prensa del Herrerismo le hizo la campaña a la Lista 3-, legisladores herreristas recorrieron el país y Lacalle, violando la veda, llamó el domingo mismo a votar la lista 3 y a votar en blanco entre los trabajadores. La intención era doble y clara: por un lado, erosionar el prestigio y la representatividad de las organizaciones populares, tanto del PIT-CNT como de la ONAJPU, con una evidente maniobra divisionista político partidaria; por el otro, intentar una correlación de fuerzas dentro del directorio del BPS que se opusiera a los cambios en marcha y que defendiera la concepción neoliberal de la seguridad social. Más allá de todo el circo mediático y de los análisis interesados y funcionales a la derecha, los números son claros: la derecha perdió, ganaron el PIT-CNT y la Onajpu, ganó el movimiento popular. La lista 11 del PIT-CNT sacó 304.903 votos, un respaldo contundente por donde se lo mire. En primer lugar porque es el 50.3% de los votos emitidos, mayoría absoluta superando a la suma de votos en blanco y anulados. En segundo lugar porque significa un crecimiento importante, 32.034 votos más que en las elecciones pasadas del 2006. En tercer lugar porque expresa un respaldo a la lista del PIT-CNT que va más allá de los trabajadores sindicalizados. El PIT-CNT tiene 320 mil afiliados, pero había más de 80 mil de ellos que no podían votar (bancarios que están en otra caja, policías en la misma situación, trabajadores de la construcción, la pesca, los frigoríficos, rurales, etc., que por ser zafrales no completaban el año de aportes), por lo tanto hubo más de 60 mil trabajadores no afiliados al PIT-CNT que votaron la Lista 11.
Esta elección significa entonces una reafirmación de la representatividad del PITCNT entre los trabajadores, con una altísima disciplina de sus afiliados y una adhesión, manifestada en más de 60 mil votos, de trabajadores no sindicalizados. Tiene más valor aún cuando se da en medio de una campaña de desprestigio y demonización de la movilización de los trabajadores y de los sindicatos. Para formularlo de otra manera: ¿hay alguna otra organización social en el Uruguay que pueda hoy recoger 300 mil votos en cualquier elección, congreso o liturgia? El mismo análisis vale para la Onajpu que sacó con su lista 127.815 votos, superando a las otras dos listas juntas y ganándole por 49.140 votos a la lista 3 del Herrerismo y el Foro y por
86.816 votos a la lista 2 de Asamblea Popular. La Onajpu en una batalla desigual, por medios, difusión y dinero, retuvo para el movimiento popular la representación de los pasivos en el BPS. Es el trabajo de décadas, sustentado en 147 filiales en todo el país, que son organizaciones de jubilados y pensionistas y no clubes herreristas disfrazados. Para terminar llegamos al tan manido tema del voto en blanco, la gran estrella mediática y de la derecha. Es cierto que hubo votos en blanco y en cantidad importante. Pero también es cierto que se sobredimensiona su importancia y se oculta la verdadera contradicción que estaba planteada en estas elecciones. A nivel general, los votos en blanco subieron solamente 4 puntos con respecto a 2006, en aquella oportunidad fueron 26.3% y ahora 30.8%, tomando como referencia los votos emitidos. Si se analiza el fenómeno sectorialmente las sorpresas son varias. Entre los trabajadores el voto en blanco sólo subió, siempre respecto de 2006, 4 puntos, 33% en 2006, 37% en 2011. Entre los pasivos, no sólo no subió sino que bajó; en 2006 fue 14.1% y ahora se redujo a 12.3%. ¿Dónde subió más el voto en blanco? Entre los empresarios, nada menos que 12 puntos, 29.7% en el 2006 y 42.3% en 2011. ¿Algo de esto explican los sesudos analistas de la derecha? ¿Todas son rosas? Por supuesto que no. La votación muestra debilidades de las organizaciones populares y problemas de llegada, sobre todo en Montevideo y algunos departamentos. Pero esto, ni por asomo, desdibuja la conclusión central: el PIT-CNT y la ONAJPU ratificaron, en las urnas, con voto secreto y obligatorio, su representatividad; en conjunto sacaron más de 400 mil votos.
Mantuvieron la representación en el BPS y aseguraron la presencia de una visión crítica y alternativa de la seguridad social, que busca profundizar los cambios y terminar con las rémoras neoliberales, como las AFP y lograr un sistema solidario, universal y sin lucro.
Derrotaron a la derecha y a todo su aparato político y mediático y también a aquellos que equivocan al enemigo, practican el divisionismo y debilitan al movimiento popular. Lo del título: triunfo del movimiento popular y derrota de la derecha. Que conste.

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: