FUECYS LISTA 3

Federación Uruguaya de Empleados de Comercio y Servicios

Posted by FUECYS LISTA 3 en 31 diciembre, 2008

Beneficios para privados. Hasta doce días de asueto al año

Se aprobaron por unanimidad licencias especiales por estudio

Diputados corrió ayer el telón de las sesiones de este 2008 aprobando por unanimidad la ley de licencias por estudio para los trabajadores privados y pasó al Poder Ejecutivo para su promulgación.

Rcardo Portela

Régimen especial. Las licencias no podrán sustituirse por salario o compensación alguna.
Régimen especial. Las licencias no podrán sustituirse por salario o compensación alguna.

Los trabajadores de la actividad privada que además estudien podrán acceder a licencias especiales de hasta 12 días de duración por año, con el exclusivo propósito de estudiar.

Fue ayer la última sesión del año en la Cámara de Diputados y se convocó para laudar este proyecto que tuvo varias idas y venidas entre los dos recintos del Parlamento y el Poder Ejecutivo. La ley de licencias especiales se votó en la víspera por unanimidad: 57 en 57 legisladores y ahora el articulado está a las órdenes del Poder Ejecutivo para que lo promulgue y lo ponga en vigencia. Dicho así, lo que fue el último Plenario de la Cámara baja suena como muy afinado y hasta señorial. Sin embargo, para que blancos, frentistas y colorados en la víspera levantaran casi al unísono su mano para aprobar la ley de licencias por estudio llevó más tiempo de negociaciones y acuerdos que lo que se pueda imaginar.

A diferencia de lo acontecido el lunes en el Senado, cuando algunos legisladores blancos y otros tantos colorados votaron en contra el proyecto, ayer en esta ala parlamentaria hubo unanimidad en acompañarlo, aunque vale la pena destacar que algunos lo hicieron a regañadientes. Tales los casos de los diputados herreristas Luis Alberto Aparicio Lacalle Pou y José Carlos Cardozo. Ambos no se ahorraron adjetivos ni epítetos al momento de argumentar su disconformidad por el contenido de la ley, de los vaivenes registrados desde que había sido sancionada hasta ahora y de la forma en que el gobierno remite proyectos al Poder Legislativo, entre otros temas que sonaron como una suerte de balance anual de signo negativo, claro. “El gobierno entendió al final que la ley de licencias como había sido sancionada era un riesgo para las inversiones y decidió cambiarla por la presión de los lobbystas”, aseguró Lacalle Pou sin necesidad de identificar a nadie. En una argumentación casi idéntica a la esgrimida en su momento por el senador Luis Alberto Heber, éste otro Luis Alberto cuestionó el procedimiento parlamentario de los últimos años y en una especie de autocrítica dijo que “sacamos leyes como chorizos… con faltas de ortografía y todo”.

A pesar de la verborrágica exposición de Lacalle Pou, terminó votando la ley de manera positiva gracias a una solapada gestión política del diputado Pablo Abdala que lo convenció en ese sentido aunque parecía que no había mucha necesidad de ello. “Los cambios de último momento que se le introdujeron a la ley bajan los riesgos de las actuales y futuras inversiones empresariales que suelen contratar a trabajadores jóvenes que además estudian”, contó Lacalle Pou. El resto de los sectores que conforman la bancada del Partido Nacional, Alianza Nacional y Correntada Wilsonista, no pusieron demasiados reparos en acompañarla por lo que en esta oportunidad no serán objetivos de observación alguna. En tiendas del Frente Amplio, Diego Cánepa destacó los beneficios que traerá aparejada la norma en el marco de un “país productivo” y recordó que cuando se aprobó el régimen general de licencias que establece 20 días de asueto después de un año entero de haber trabajado, beneficio alcanzado por los trabajadores hace más de medio siglo, “también generó resistencias” en el ámbito empresarial y que “son los mismos argumentos que se manejaron en ese momento” por parte de ese sector que pone reparos a la hora de conceder beneficios a sus empleados. Al articulado que ayer aprobaron los Diputados, sus colegas senadores alteraron un par de normas que a la hora de analizarse en particular no tuvieron el acompañamiento de la oposición.

Uno de los eliminados hablaba de la necesidad de que los trabajadores que procedieran a hacer uso de la licencia por estudio, estaban obligados a avisar a su empleador con 10 días de antelación el usufructo del beneficio. El otro aspecto modificado por el Senado es un inciso que establece que “el ejercicio de este derecho podrá ser reglamentado por el Consejo de salarios respectivo o, en su defecto, mediante convenio colectivo”.

La iniciativa sancionada establece que habrá un mínimo de 6 días anuales de licencia para quienes trabajen hasta 36 horas semanales, de 9 días para quienes trabajan entre 36 y 48 horas por semana y de 12 días para quienes cumplan más de 48 horas semanales. También se tendrá derecho a 3 días al año por exámenes o pruebas lectivas.

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: