FUECYS LISTA 3

Federación Uruguaya de Empleados de Comercio y Servicios

La reforma de la reforma. El beneficio de casarse es menor

Posted by FUECYS LISTA 3 en 30 julio, 2008

Fuente: El Pais

Alivio del IRPF no es significativo

Ayer la charla de moda en los lugares de trabajo comenzó a ser si conviene casarse o unirse formalmente en concubinato para pagar menos IRPF. Es que se empiezan a hacer las cuentas y el alivio anunciado no es tan grande.
El gobierno presenta los cambios al IRPF como una considerable reducción impositiva, principalmente sobre los sectores de menores ingresos. Sin embargo el “ahorro” para los sueldos nominales menores a 15.000 es, como máximo, de $ 341 mensuales y de ese ingreso hacia arriba, sin límite, de $ 355 mensuales. Entre los $ 11.000 y los $ 12.425 se ubica entre los $ 13 y los $ 130, según cálculos de la consultora Deloitte que no incluyen los ingresos de aguinaldo, licencias y salario vacacional que, al fin del ejercicio, pueden incluso hacer subir de franja de imposición al asalariado.
Asimismo, cuando en 2009 se pueda liquidar por núcleo familiar tampoco los ahorros son de montos relevantes como para apurar decisiones de pareja. Según estimaciones del tributarista Alberto Varela del estudio Ferrere, una familia con un solo sueldo de $ 31.000 paga $ 2.485 y en enero pagará $ 1.950 mensuales, es decir $ 535 menos que ahora. Sin embargo, a igual ingreso familiar repartido en dos sueldos ($ 16.000 y $ 15.000) el beneficio aumenta: hoy paga $ 720 y en enero ya no pagará.
Varela entiende que “si la medida de núcleo familiar no va acompañada de cambios en las franjas, el beneficio es muy marginal”. En su opinión “las tasas deberían aplicarse a escalas más grandes y el paso del 10% al 15% debería llegar a un ingreso muy mayor”. De esta manera el mensaje sería: “señores, formen parejas, que los voy a tratar mejor”.
Por su parte Juan Antonio Pérez Pérez, tributarista de la consultora KPMG coincide en que “el alivio no parece ser muy significativo” aunque admite que para mucha gente “$ 300 es mucha plata”. Considera que “queda demostrado que el mínimo imponible era muy bajo” y que ahora “hay cambios pequeños dentro de un universo poco importante” ya que el IRPF es apenas el 12% de la recaudación de la DGI.
En cambio, para Carlos Borba, principal experto tributario de Deloitte “es importante para cualquier persona que le rebajen $ 300 o $ 500, aunque no impactante”, y señaló que si había expectativas mayores con el cambio anunciado “es porque no se habían hecho demasiados números”.
Las franjas. Ayer en el programa En Perspectiva de radio El Espectador, el subsecretario de Economía confirmó que las actuales franjas de tributación no se modifican porque esto “favorecería a sectores con mayores ingresos y aquí la idea es mantener el criterio de favorecer lo máximo posible a aquellos sectores que tienen ingresos menores”. De esta manera, el impacto del cambio se concentra en el sector que hoy tributa el 10% sobre la diferencia entre su sueldo nominal menos Fonasa y aportes previsionales.
“Optamos por favorecer más a los sectores que tienen menores ingresos; por lo tanto optamos por no cambiar las franjas hacia arriba con respecto a la situación actual”, señaló.
Casados y concubinos. Bergara despejó otra duda planteada en la presentación de los cambios que realizó el lunes el presidente Tabaré Vázquez y el ministro de Economía, Danilo Astori: la liquidación por núcleo familiar sólo comprenderá a los matrimonios constitui- dos y a las parejas que hayan formalizado judicialmente su unión concubinaria. Las uniones de hecho o los jefes de familias monoparentales (el 11,1% según datos del Instituto de Estadística y Censo), no tienen el beneficio tributario que supone la duplicación del monto mínimo no imponible. Incluso, en este último caso, tampoco se aplica la suba del MNI a $ 14.200 que se empleará cuando uno de los sueldos de la pareja es inferior a un salario mínimo nacional.
Otras variantes de ingresos de núcleo familiar -por ejemplo un padre y un hijo o una madre y un abuelo- no entran en los beneficios, según admitió Bergara, quien dijo que se tomaron “las tendencias o los estándares internacionales de qué se considera núcleo familiar” y aclaró aquí que se trata de matrimonios o de quienes hayan cumplido el proceso judicial de la unión concubinaria.
Parejas desparejas. La cuestión de las parejas en las que uno de sus integrantes gana menos de un SMN y que los tributaristas consideran un ejemplo de inequidad en la reforma de la reforma, también fue aclarada por Bergara.
“Se trata de evitar la elusión fiscal, es decir, que para aprovechar una mejora fiscal se inventen situaciones no costosas de `dibujar` que una persona del núcleo familiar trabaja, cuando en realidad no lo hace: `lo ponemos en planilla en tal lado y aprovechamos el beneficio fiscal`”, ejemplificó. “Son mecanismos bastante típicos de carácter antielusivo”, agregó.
Haga el cálculo. La casuística es muy variada y para definir si conviene liquidar el IRPF individualmente o por núcleo familiar demandará el esmerado uso de una calculadora, ya que la liquidación del impuesto es anual e incluye aguinaldos, salario vacacional o cualquier otro ingreso. A esto habrá que sumar las deducciones por menor a cargo por los gastos de salud. Si el contribuyente se pierde en los números deber apelar a un contador o a las instancias que abra la DGI para el asesoramiento al público.
Bergara admite que “va a haber situaciones de dos tipos: va a haber núcleos familiares a los que les convenga pasar (a tributar) por núcleo familiar y otros a los que no”.
“No está diseñado para que siempre convenga lo mismo”, reconoció.
No obstante, los expertos tributaristas consultados por El País coinciden que tributar por núcleo familiar será neutro en el peor de los casos o conveniente en muchos.
La familia ideal. Sólo el 51,4% de los hogares uruguayos tiene una familia compuesta por una pareja e hijos, según datos de la Encuesta Continua de Hogares del INE, aunque la estadística no informa ni en el número de menores a cargo ni en la naturaleza jurídica de la unión.
Sin embargo el equipo económico pone como ejemplo lo que considera un núcleo familiar típico de pareja y dos hijos para señalar que con ingresos nominales por debajo de $ 36.400 no se pagará IRPF, aunque no ha aclarado cómo se compone ese ingreso.
El argumento fuerte que esgrime Economía es que las deducciones terminan incrementando el monto nominal sobre el que se paga el IRPF porque incluyen los descuentos por el sistema previsional, el Fonasa y el Fondo de Reconversión Laboral que no se contabilizan a los efectos del IRPF, aunque para el asalariado sean descontados en su salario.
“El ingreso familiar que no se grava llega a $ 36.400. Es un monto sensiblemente mayor, incluso mayor a la canasta básica familiar”, señaló Bergara.

Opiniones de los expertos

Carlos Borba: “Habría que readecuar todas las franjas”
¿Qué se debería hacer para que el cambio sea más equitativo e implique más alivio? “¿La verdad? Borrar y empezar otra vez. El impuesto nace de una concepción equivocada” respondió Carlos Borba, socio director de Tea Deloitte & Touche. “Con estas correcciones, disminuye el universo de contribuyentes, que en definitiva podría haber sido un camino de entrada: gravar sólo determinados tipos de ingresos y punto”, apuntó. Borba cree que el gobierno “complicó a la gente mucho más de lo que debería” con los cálculos del monto mínimo no imponible. “Además, hacer este cambio no coincidente con un principio de ejercicio agrega complicaciones. Se hace ahora y no se espera por la presión política”, indicó. A cargo del departamento de asesoramiento impositivo, Borba cree que se podría haber subido las franjas: “Lo lógico sería readecuarlas, pero eso es más pérdida de recaudación”. En cuanto al núcleo familiar, Borba explicó que “está pensado para que convenga”, aunque hay situaciones donde puede no convenir aportar por núcleo. “Hay elementos que no cierran en ese tema. Se establece un mínimo de $ 14.200 para familias donde uno no trabaja y un mínimo de $ 24.850 cuando los dos aportan más del salario mínimo. Eso generará situaciones desiguales: ante un mismo ingreso de núcleo, habrá situaciones distintas”, dijo.

Pérez Pérez: “El paso hacia el núcleo familiar es muy tímido”

Para el contador Juan Antonio Pérez Pérez, director de KPMG y encargado del área de asesoramiento tributario, el impuesto debería ser “más sencillo”, con tasa única. “Las tasas múltiples son muy atrayentes, pero complican. Hay un elemento psicológico. Usted pega un grito bárbaro cuando le dicen que le van a sacar el 10% del sueldo. Luego hace el duelo y se acostumbra. Pero a los seis meses le dicen que es el 12% porque cobró el aguinaldo, al ser un impuesto progresivo. Y a fin de año, usted pagará un poquito más si tiene otra ocupación. La gente se irrita y eso pasó”, apuntó. Para el experto “si la persona pagara 10% todo el año, la diferencia en términos recaudatorios no es muy grande y lo mismo en términos de equidad. Con este impuesto se redistribuye muy poquito”, opinó. A su juicio, el cambio es “un reconocimiento” a las críticas. “El gobierno estimó que este cambio representa una pérdida de U$S 100 millones por año, es un sacrificio fiscal. Si se tocan las restantes franjas, sería más sacrificio y más recaudación”, explicó. Considera que el paso del núcleo familiar “es muy tímido”. ¿Conviene aportar por núcleo familiar o individual? “Será igual o mejor aportar por familia. Pero hay que ver cómo juega el escalón de $ 14.000 (en familias donde uno no aporta o aporta menos del mínimo nacional). En algún caso puntual puede no convenir”.

Alberto Varela: “Un impuesto de ricos en un país de pobres”

“Los sistemas más justos de impuesto a la renta son los más complicados. El impuesto a la renta en Estados Unidos empezó con siete hojas y hoy van 7.000. Porque se busca contemplar las situaciones específicas”, dijo Alberto Varela, experto tributario y socio de Ferrere Abogados. A su juicio, las mejoras planteadas “son modestas” y admite que eso choca con el anuncio de que el 40% de los que hoy pagan, no aportarán IRPF con los cambios. “¿Qué quiere decir? Los deciles de ingreso de la población están muy deprimidos. ¿Es este un país para el impuesto a la renta? ¿Es un país para que pague más el que tiene más? ¿O el que tiene más es alguien que apenas vive decentemente? En este país no hay ricos como en Estados Unidos. Es un impuesto de ricos en un país de pobres. Cuando uno ve la radiografía de quienes viven en el país, se te pianta un lagrimón. Quedará el 40% afuera, pero el grupo que siempre está en los restaurantes, compra cosas, es un grupo chico de gente”, advirtió. Varela estima que en algunos casos seguirá conviniendo tributar por separado, pero no será la norma.
“Estaba tan bien el IRP. Deberían haberlo generalizado a profesionales, que no pagaban y, con la mejora en la recaudación, bajarlo hasta que desaparezca”, indicó el experto, que anuncia un “trabajo de proporciones” para las empresas en los próximos meses, por los cambios.
Deducciones por hijos
Duplicación. Con el actual IRPF lo que efectivamente se descuenta cada mes al trabajador que está en la franja de 10% en la deducción por hijo por gastos de salud es de $ 96,1. Esto es el 10% del monto a deducir mensual de $ 961 que ahora se duplicará a $ 1.922 representando un alivio mensual al trabajador de $ 192,2. Esta cifra aumenta en igual porcentaje de la franja a partir de la cual liquide cada salario. A su vez estos montos se duplican en los casos de discapacitados a cargo del trabajador.
IRPF por salario nominal
Pago mensual. La consultora Deloitte calculó lo que se retendrá a un trabajador mensualmente a partir de su actual salario nominal, sin incluir los ingresos por aguinaldo, salario vacacional y licencias que obligarán a ajustar en la reliquidación anual. Un salario de $ 13.000 no paga, uno de $ 20.000 pagará $ 508; de $ 30.000 abonará $ 1.995; de $ 40.000 llegará a $ 3.814 y de $ 50.000 se retendrán $ 5.633. A salarios mayores la carga aumenta. Para $ 100.000 de salario el IRPF llegará a $ 15.680.

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: